Arquitectura social

Sin categoría Dejar un comentario
7089 visitas

Para que la arquitectura se desvincule de la cultura del pelotazo y se asocie a un papel social hay que hacer que sea necesaria. Involucrar a la gente y abandonar el egocentrismo. Con gente implicada los diseños prosperan. El mejor mantenimiento es el entusiasmo.

Francis Keré,

primogénito del jefe del pueblo de Gnado, en  Burkina Fasso,fue el primer niño de su tribu que aprendió a leer. Estudió en Alemania arquitectura. Su primer trabajo fue una escuela en su pueblo. Ahora saben leer mil niños.

2009-02-26_11399

 



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo






Leave a Reply

Nano Crespo
 
A %d blogueros les gusta esto: