Apotegmas. El pecado y la gran obra del ser humano

Arte, Cita, Cristianismo, Meditación 1 Comentario »
42030 visitas

El patriarca Antonio le dijo al patriarca Poimén: “Esta es la gran obra del ser humano: presentar ante el rostro de Dios su pecado y esperar la tentación hasta el último aliento”

Apo 4 [Alf, Antonio 4]

Un hermano preguntó al hermano Agatón acerca de la fornicación. Este le dijo: “Ve, arroja tu incapacidad ante Dios y encontrarás descanso”

Apo 103 [Alf, Agatón 21]
“El camino a través del desierto. 40 dichos de los padres del desierto” Anselm Grün

Ayer el joven rico preguntaba qué había de hacer de bueno para obtener la vida eterna ansioso por decirle a Jesús todos los preceptos que cumplía, y eso me conecta muy bien con estos dos apotegmas que nos recuerdan que lo bueno lo hace Dios, y que lo mejor que podemos hacer nosotros es reconocer humildemente nuestra debilidad y prepararnos para resistir ante la siguiente tentación sin creernos capaces por nuestras solas fuerzas mediante el cumplimiento de la ley, de llegar a Dios. El mero cumplimiento orgulloso nos puede hacer olvidar nuestra debilidad y convertirnos en blanco fácil para la tentación de prescindir de Dios.



Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín

Etiquetas: , , , , ,

Un corazón casto es capaz de reconocer con mayor claridad el verdadero amor. No te conformes con sucedáneos, aspira al amor más pleno

Cristianismo, Meditación 1 Comentario »
45113 visitas

La castidad es una virtud contracultural, no cabe duda. Lo es tanto que muchos católicos no saben siquiera qué es. La castidad es …energía espiritual que sabe defender al amor de los peligros del egoísmo y promoverlo hacia su plena realización (Familiaris consortio 33). Cuando una joven pareja ve el fracaso tan estrepitoso del matrimonio en nuestros tiempos es justo que se pregunte ¿no será el matrimonio una forma arcaica de relación de pareja que hay que superar? ¿es posible prometerse amor por siempre? ¿es sostenible una entrega, un sí para toda la vida?

Los cristianos estamos llamados a superar las motivaciones egoístas que puede haber en la relación. Cuando la relación de pareja se centra en buscar la satisfacción propia se camina hacia la destrucción del vínculo. La vida está llena de situaciones impredecibles, por eso para quien cree que la historia es un fluir que viene de ningún lado y va hacia ninguna parte, es imposible jurar amor eterno, porque las circunstancias son cambiantes y no tienen más sentido que el que uno les pueda dar. Por el contrario, los católicos creemos en la Providencia, esto es, que la mano protectora de Dios guía la historia. Marido y mujer creen por la fe en la promesa de que nada podrá separarlos del amor de Dios. Por eso en el matrimonio cristiano, los cónyuges encuentran la presencia de Dios en los días de luz y en las épocas de oscuridad. Sólo con fe en esta presencia de Dios, que es fuerza regeneradora del amor, pueden dos personas unir para siempre sus vidas.

Los jóvenes católicos podéis tener la tentación de dejar vuestra preparación al matrimonio para el final. No basta el curso prematrimonial para asegurar fidelidad y entrega hasta el final. Amar con un corazón no divido, vivir el amor recíproco, no egoísta, exige un entrenamiento que empieza desde la más temprana juventud. No esperes a casarte para ser fiel. El matrimonio cristiano necesita corazones forjados en el crisol de la castidad. Tal vez aún ni siquiera tienes pareja, pero ya puedes preparar tu corazón. Un corazón casto es capaz de reconocer con mayor claridad el verdadero amor. No te conformes con sucedáneos, aspira al amor más pleno.


Meditación en torno a las lecturas del Domingo XXVII del tiempo ordinario (ciclo B). Daniel Pajuelo, sm.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , , ,

Jesús, evangelio y lugares solitarios

Cita, Cristianismo, Meditación, Oración, Testimonio de vida 3 Comentarios »
16385 visitas

Los lugares solitarios del evangelio son en la naturaleza, en el monte, en el desierto. También a Jesús le gustaba hacer escapadas en barca, se retiraba de la orilla para introducirse en el interior del mar y tomar distancia de la tierra,  y así estar solo.

En nuestro mundo hay muchos lugares solitarios, silenciosos o sonoros: la orilla del mar con el ritmo de sus ruidos; el silencio plateado de la nieve en invierno; el monte en primavera con los pájaros enamorándose; las riveras de los ríos en invierno ensordeciendo los oídos; la alameda en otoño, hojas que se levantan y chocan sin silencio. Y unos más frecuentes para la vida corriente de la ciudad: la mesa de trabajo con los ruidos del teclado o sin ellos, papeles anotados y en la estantería un montón de recuerdos; el parque al amanecer; la cocina con sus aromas y sabores; la calle de madrugada al ir a trabajar; la soledad del coche envuelta en los ruidos de la ciudad; y el instante de uno solo en el vagón del tren. Todos pueden ser lugares solitarios, ruidosos o no, pero lugares para que fluya el silencio en Dios guardado en el corazón.

Lugares solitarios que faciliten la actitud de retirada del mundo para llegar a la profundidad del contacto con Dios desde lo más íntimo de uno mismo, con la esperanza de que la bondad de Dios abrase el corazón.

Busquemos, como Jesús, el lugar solitario para intentar entrar en la Presencia, y así recibir vida para vivir con la libertad de Jesús practicada por  María, su madre.

Isabel Cano en su blog Orar con una Palabra



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo

Etiquetas: , , ,

Dios no nace en tus éxitos e ilusiones, sino en la gruta de tus heridas

Cristianismo, Meditación 3 Comentarios »
14389 visitas

Esta es la gruta  en la que San Francisco quiso celebrar la Navidad de 1223 de una forma muy especial. Encargó a un querido amigo prepararla con todos aquello que el Señor encontró al nacer, incluido el buey y la mula. Vestido de diácono, y usando el lenguaje juglar, transportó a los presentes al momento del nacimiento de nuestro Señor, hasta el punto de que muchos contaron haber visto al mismo niño envuelto en pañales junto al pobre de Asís.

 

Jesús nació en pobreza, siendo Dios se abajó asumiendo la condición de hombre mortal. De entre todas las maneras de venir al mundo eligió la de la humildad. No nació en palacio, ni en hospital, ni siquiera bajo el techo de una casa. Él nació en un pesebre, refugio oscuro y frío de animales y pulgas. No lo olvides, Dios no nace en tus éxitos e ilusiones, sino en la gruta de tus heridas. Por eso no desprecies tu pequeñez, ni la escondas, Dios se abrirá camino en tu vida y la de tus hermanos a través de ella.

 “Dios ha elegido lo necio de este mundo para confundir a los sabios, ha elegido lo débil para confundir a los fuertes” (1Cor. 1, 27)



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , ,

Cuando reces debes saber que Dios no te ahorrará ningún sufrimiento que pueda ser causa de salvación para ti o para tus hermanos

Cristianismo, Meditación, Oración 2 Comentarios »
18674 visitas

Dios no te ahorrará ningún sufrimiento que pueda ser causa de salvación para ti o para tus hermanos. Ante el dolor y sufrimiento los cristianos clamamos a Dios pidiendo que pase y termine, Jesús lo hizo en Getsemaní, pero a la vez aceptamos cargar con esa cruz, como Él hizo, si es necesaria para nuestra redención, pero sobre todo para la de nuestros hermanos. Si vivimos con fe estos sufrimientos, unidos a la cruz de Cristo, tenemos asegurada su fortaleza, una Paz del corazón que nadie nos puede quitar.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: ,

Si el pecado te lleva a la desesperación recuerda: Cristo desciende a los infiernos. En tu oscuridad te tiende su mano

Cristianismo, Meditación 3 Comentarios »
27708 visitas

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su Único hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracias del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos. subió a los cielos, y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , ,

Para transmitir a Cristo, tienes que hablar con Él primero. Vive la Eucaristía

Cristianismo, Meditación 1 Comentario »
31952 visitas

Sólo hay una manera de llevar a las personas al encuentro con Cristo, esto es, viviendo nosotros mismos este encuentro con Él, amando sus preceptos, buscando en todo hacer su Voluntad. El testimonio de una vida reconciliada en Cristo es la más efectivas de las pastorales. Hoy domingo, la eucaristía nos ofrece la posibilidad de vivir este encuentro, cercano, directo, real, en comunidad. Vence las resistencias, vayamos a misa.

Foto de iMisión



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , , , ,

Meditación

Cita, Cristianismo, Meditación, Oración, Testimonio de vida 1 Comentario »
11402 visitas

Cuanta más confianza tenga un ser humano en otro, mejor podrá amarle; cuanto más se entregue el creador a su obra, esta más le corresponderá. El amor –como el arte o la meditación– es pura confianza. Y práctica, claro, porque también la confianza se ejercita.

La meditación es una disciplina para acrecentar la confianza. Uno se sienta y, ¿qué hace? Confía. La meditación es una práctica de la espera. Pero ¿qué se espera? Nada y todo. Si se esperara algo, esa espera no tendría valor, pues estaría alentada por el deseo de algo de lo que se carece. Por ser no utilitaria, esa espera se convierte en algo genuinamente espiritual.

Todos sabemos lo incómodas que suelen ser las esperas. Como arte de la espera que es, la meditación suele ser muy aburrida. ¡Pues qué fe tan grande hay que tener para sentarse en silencio y quietud! Exacto: todo es cuestión de fe.

Si tienes fe en sentarte a meditar, tanta más fe tendrás cuanto más te sientes con este fin. De modo que podría decir que yo medito para tener fe en la meditación. Al estar aparentemente inactivo, cuando estoy sentado comprendo mejor que el mundo no depende de mí, y que las cosas son como son con independencia de mi intervención. Ver esto es muy sano: coloca al ser humano en una posición más humilde, le descentra, le ofrece un espejo de su medida.

Cuanto más te sientas a meditar, más te quieres sentar y mayor es tu confianza. He llegado a pensar que para el hombre lo más natural es precisamente hacer meditación.”

Pablo D’Ors en Vida Nueva nº 2817



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Diferencias de riqueza

Educación, Meditación 1 Comentario »
12612 visitas
Las diferencias pueden ser infinitas en cuanto a riqueza, igual que lo pueden ser en cuanto a calidad humana y en cuanto a felicidad. La libertad es lo que tiene, que cada uno puede elegir sus decisiones, que no sus consecuencias. Yo puedo apostar por una carrera, otro por ser rico y otro por tener mucho tiempo libre. Alguno incluso, puede optar por quedarse tirado snifando pegamento, aunque esto sea un mal uso de ella y le lleve a perderla.
Una gran fortuna puede ser fruto de la suerte, del trabajo, de una buena decisión y también, claro está, del aprovecharse de los demás.  Hay quienes utilizan a las personas para obtener dinero o para obtener placer. La diferencia es que está peor visto lo primero, cuando en definitiva, lo segundo  afecta mucho más a la felicidad de las personas, que es lo realmente importante de esta vida


Escrito por Pablo de Benavides Gabernet Bio de  Pablo de Benavides GabernetEntradas escritas por Pablo de Benavides Gabernet


El día.

Meditación, Oración 1 Comentario »
10217 visitas
Sueño con este día. Ese día en el que todos miremos al Sol y descubramos en ÉL la misma Luz, y que brilla a todos por igual. Sueño con la Comunión. Sueño con el día en el que todos conozcamos al verdadero Amor. Todos capaces de amar, y todos también, sintiéndonos amados a la par. Sueño con el día de la Paz. ¿Y mientras tanto, qué? Me propongo continuar construyendo el Reino (de la eterna felicidad).


Escrito por Vicente Sm Bio de  Vicente SmEntradas escritas por Vicente Sm


Dios y el mal

Cita, Cristianismo, Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Meditación No hay comentarios »
13735 visitas

A partir de un momento decisivo para la Humanidad, lo que Karl Jaspers denominó «época axial» (entre los siglos VIII y III antes de nuestra era) algo cambia en nuestro mundo, de una manera tan inexplicable como apareció el lenguaje hace 200.000 años o el arte hace 50.000. La figura aterradora del poder -el Dios, los dioses, la deidad- se concibió como buena. Sin comprender lo que esto supuso para la Humanidad, seremos injustos con las religiones. Apareció, en la figura de Dios, un modelo de perfección, un garante de la justicia, un liberador, una defensa contra el tirano, un protector. Dios era una utopía, y el papel de las utopías no es prometer un mundo mejor, sino afirmar que el presente puede mejorar.

JA Marina



Escrito por Pablo de Benavides Gabernet Bio de  Pablo de Benavides GabernetEntradas escritas por Pablo de Benavides Gabernet


Lecturas para verano I

Buenos Libros, Cristianismo, Meditación No hay comentarios »
10569 visitas

 

 Muchas personas en nuestra sociedad llevan a cabo dietas de adelgazamiento, se apuntan a un gimnasio, programan un fin de semana en un balneario o simplemente realizan ejercicios físicos cada día. Con todo ello pretenden conseguir un mejor tono vital, purificar su cuerpo y su mente para sentirse mejor.

¿Y si fuéramos capaces de purificarnos también de las toxinas espirituales, es decir, de todos esos hábitos, recuerdos indeseados, tentaciones y distracciones, que nos impiden disfrutar de la vida como verdaderos seguidores de Jesús y personas felices e integradas espiritualmente?

Un capítulo para ver de qué va este libro

 



Escrito por Pablo de Benavides Gabernet Bio de  Pablo de Benavides GabernetEntradas escritas por Pablo de Benavides Gabernet


Página 10 de 39« Primera...89101112...2030...Última »