Oración y Espíritu II, oración intercesora

Cita, Oración 1 Comentario »
9785 visitas

la oración del creyente se abre también a las dimensiones de la humanidad y de toda la creación, que, «expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios» (Rm 8, 19). Esto significa que la oración, sostenida por el Espíritu de Cristo que habla en lo más íntimo de nosotros mismos, no permanece nunca cerrada en sí misma, nunca es sólo oración por mí, sino que se abre a compartir los sufrimientos de nuestro tiempo, de los demás. Se transforma en intercesión por los demás, y así en mi liberación, en canal de esperanza para toda la creación, en expresión de aquel amor de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu que se nos ha dado (cf. Rm 5, 5). Y precisamente este es un signo de una verdadera oración, que no acaba en nosotros mismos, sino que se abre a los demás, y así me libera, así ayuda a la redención del mundo.

Benedicto XVI, catequesis sobre la oración



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


162 Emily Dickinson: My River runs to thee

Buenos Libros, Cita, Meditación, Oración, Testimonio de vida No hay comentarios »
11775 visitas

My River runs to thee—
Blue Sea! Wilt welcome me?
My River waits reply—
Oh sea— look graciously—
I’ll fetch thee Brooks
From spotted nooks—
Say—Sea— Take Me!

Hacia ti va mi río.
¡Oh mar azul! ¿Aceptarás mis aguas?
Mi río está esperando tu respuesta.
¡Oh mar, acógeme!
Voy a llevarte arroyos
que nacen en lugares apartados.
¡Oh mar, di que me aceptas!

(traducción por Carlos Pujol)



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Oración y Espíritu I

Arte, Cita, Oración 1 Comentario »
10308 visitas

En la oración, más que en otras dimensiones de la existencia, experimentamos nuestra debilidad, nuestra pobreza, nuestro ser criaturas, pues nos encontramos ante la omnipotencia y la trascendencia de Dios. Y cuanto más progresamos en la escucha y en el diálogo con Dios, para que la oración se convierta en la respiración diaria de nuestra alma, tanto más percibimos incluso el sentido de nuestra limitación, no sólo ante las situaciones concretas de cada día, sino también en la misma relación con el Señor. Entonces aumenta en nosotros la necesidad de fiarnos, de abandonarnos cada vez más a él; comprendemos que «no sabemos orar como conviene» (Rm 8, 26). Y el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra incapacidad, ilumina nuestra mente y calienta nuestro corazón, guiando nuestra oración a Dios.”

Benedicto XVI, catequesis sobre la oración



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Oración y pastoral

Cita, Meditación, Oración 1 Comentario »
9764 visitas

…el primado de la oración y de la Palabra de Dios, que luego produce también la acción pastoral. Si los pulmones de la oración y de la Palabra de Dios no alimentan la respiración de nuestra vida espiritual, corremos el peligro de asfixiarnos en medio de los mil afanes de cada día: la oración es la respiración del alma y de la vida.

Hay otra valiosa observación que quiero subrayar: en la relación con Dios, en la escucha de su Palabra, en el diálogo con él, incluso cuando nos encontramos en el silencio de una iglesia o de nuestra habitación, estamos unidos en el Señor a tantos hermanos y hermanas en la fe, como un conjunto de instrumentos que, aun con su individualidad, elevan a Dios una única gran sinfonía de intercesión, de acción de gracias y de alabanza.

Benedicto XVI Catequesis sobre la oración
james-tissot-1886-961



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Oración y vida

Cita, Oración 1 Comentario »
9110 visitas

también nosotros debemos saber llevar los acontecimientos de nuestra vida diaria a nuestra oración, para buscar su significado profundo…iluminados por la Palabra de Dios…podemos aprender a ver a Dios presente en nuestra vida, presente también y precisamente en los momentos difíciles y que todo- incluso en las cosas incomprensibles- forman parte de un designio de amor.”

De una catequesis sobre la oración de Benedicto XVI.

1955+Robert_Doisneau+Jacques_Prevert_Paris



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Oración en la cárcel. Dormir en confianza. Intercesión

Cita, Oración, Testimonio de vida No hay comentarios »
9857 visitas

Quiero subrayar también otro aspecto de la actitud de Pedro en la cárcel: de hecho, notamos que, mientras la comunidad cristiana ora con insistencia por él, Pedro «estaba durmiendo» (Hch 12, 6). En una situación tan crítica y de serio peligro, es una actitud que puede parecer extraña, pero que en cambio denota tranquilidad y confianza; se fía de Dios, sabe que está rodeado por la solidaridad y la oración de los suyos, y se abandona totalmente en las manos del Señor. Así debe ser nuestra oración: asidua, solidaria con los demás, plenamente confiada en Dios

Benedicto XVI catequesis sobre la oración



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Palabra y silencio II

Cita, Oración 2 Comentarios »
9254 visitas

hay también una segunda relación importante del silencio con la oración:

no sólo existe nuestro silencio para disponernos a la escucha de la Palabra de Dios. A menudo, en nuestra oración, nos encontramos ante el silencio de Dios, experimentamos una especie de abandono, nos parece que Dios no escucha y no responde. Pero este silencio de Dios, como le sucedió también a Jesús, no indica su ausencia. El cristiano sabe bien que el Señor está presente y escucha, incluso en la oscuridad del dolor, del rechazo y de la soledad. Jesús asegura a los discípulos y a cada uno de nosotros que Dios conoce bien nuestras necesidades en cualquier momento de nuestra vida. Él enseña a los discípulos: «Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis» (Mt 6, 7-8): un corazón atento, silencioso, abierto es más importante que muchas palabras.
Benedicto XVI, catequesis sobre la oración
image



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Palabra y silencio I

Cita, Oración 1 Comentario »
9066 visitas

La dinámica de palabra y silencio, que marca la oración de Jesús en toda su existencia terrena, sobre todo en la cruz, toca también nuestra vida de oración en dos direcciones.

La primera es la que se refiere a la acogida de la Palabra de Dios. Es necesario el silencio interior y exterior para poder escuchar esa Palabra. Se trata de un punto particularmente difícil para nosotros en nuestro tiempo. En efecto, en nuestra época no se favorece el recogimiento; es más, a veces da la impresión de que se siente miedo de apartarse, incluso por un instante, del río de palabras y de imágenes que marcan y llenan las jornadas. Por ello la necesidad de educarnos en el valor del silencio: «Redescubrir el puesto central de la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia quiere decir también redescubrir el sentido del recogimiento y del sosiego interior. La gran tradición patrística nos enseña que los misterios de Cristo están unidos al silencio, y sólo en él la Palabra puede encontrar morada en nosotros, como ocurrió en María, mujer de la Palabra y del silencio inseparablemente»

Este principio —que sin silencio no se oye, no se escucha, no se recibe una palabra— es válido sobre todo para la oración personal, pero también para nuestras liturgias: para facilitar una escucha auténtica, las liturgias deben tener también momentos de silencio y de acogida no verbal. Nunca pierde valor la observación de san Agustín: Verbo crescente, verba deficiunt – «Cuando el Verbo de Dios crece, las palabras del hombre disminuyen»

Benedicto XVI, catequesis sobre la oracion
image



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Silencio de Nazaret. Oración de la Sagrada Familia

Cita, Oración No hay comentarios »
8825 visitas

Oh! Si renaciese en nosotros la valorización del silencio, de esta estupenda e indispensable condición del espíritu; en nosotros, aturdidos por tantos ruidos, tantos estrépitos, tantas voces de nuestra ruidosa e hipersensibilizada vida moderna. Silencio de Nazaret, enséñanos el recogimiento, la interioridad, la aptitud a prestar oídos a las secretas inspiraciones de Dios y a las palabras de los verdaderos maestros”
(Pablo VI, Discurso en Nazaret, 5 de enero de 1964).
image



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


¿Por qué me has abandonado?

Cita, Oración No hay comentarios »
8890 visitas

En la oración llevamos a Dios nuestras cruces de cada día, con la certeza de que él está presente y nos escucha. El grito de Jesús, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”, nos recuerda que en la oración debemos superar las barreras de nuestro «yo» y de nuestros problemas y abrirnos a las necesidades y a los sufrimientos de los demás. La oración de Jesús moribundo en la cruz nos enseña a rezar con amor por tantos hermanos y hermanas que sienten el peso de la vida cotidiana, que viven momentos difíciles, que atraviesan situaciones de dolor, que no cuentan con una palabra de consuelo. Llevemos todo esto al corazón de Dios, para que también ellos puedan sentir el amor de Dios que no nos abandona nunca.
Benedicto XVI, catequesis sobre la oración

image



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Que vea. Ceguera y oración

Arte, Cita, Oración, Testimonio de vida No hay comentarios »
10337 visitas

En el antiguo Egipto encontramos  el  testimonio de un hombre ciego, pidiendo a la divinidad que le restituyera la vista. Atestigua algo universalmente humano, como es la pura y sencilla oración de petición hecha por quien se encuentra en medio del sufrimiento, y este hombre reza:

«Mi corazón desea verte… Tú que me has hecho ver las tinieblas, crea la luz para mí. Que yo te vea. Inclina hacia mí tu rostro amado».

«Que yo te vea»: aquí está el núcleo de la oración.”

Benedicto XVI, Catequesis sobre la oración



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


via pulchritudinis. La vía de la belleza. Arte y oración

Arte, Cita, Oración, Testimonio de vida 1 Comentario »
10220 visitas

Tal vez os ha sucedido alguna vez ante una escultura, un cuadro, algunos versos de una poesía o un fragmento musical, experimentar una profunda emoción, una sensación de alegría, es decir, de percibir claramente que ante vosotros no había sólo materia, un trozo de mármol o de bronce, una tela pintada, un conjunto de letras o un cúmulo de sonidos, sino algo más grande, algo que «habla», capaz de tocar el corazón, de comunicar un mensaje, de elevar el alma.

Una obra de arte es fruto de la capacidad creativa del ser humano, que se cuestiona ante la realidad visible, busca descubrir su sentido profundo y comunicarlo a través del lenguaje de las formas, de los colores, de los sonidos. El arte es capaz de expresar y hacer visible la necesidad del hombre de ir más allá de lo que se ve, manifiesta la sed y la búsqueda de infinito. Más aún, es como una puerta abierta hacia el infinito, hacia una belleza y una verdad que van más allá de lo cotidiano. Una obra de arte puede abrir los ojos de la mente y del corazón, impulsándonos hacia lo alto.

Benedicto XVI, 31.08.12, Arte y oración

Apolo de Dresde, exposición de Dioses y hombres, Museo del Prado, octubre 2008



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Página 4 de 22« Primera...23456...1020...Última »