Corazón inquieto

Cristianismo Dejar un comentario
18226 visitas

confesiones San Agustín“Eres grande, Señor, y muy digno de alabanza. Grande eres, tú, Señor, y de gran fuerza. No tiene medida tu saber. Y el hombre se atreve a alabarte, precisamente él, que es una pequeña parte de tu creación. Él que va revestido de su mortalidad, que tiene conciencia de su pecado y sabe que resistes a los soberbios. Y, sin embargo, quiere albarte el hombre, esa partecilla de tu creación. Pues eres tú el que le despierta y le mueve para que se deleite en su alabanza, porque nos has hecho para ti y nuestro corazón anda siempre desasosegado hasta que se aquiete y descanse en ti”. (libro I,1)

Aquí os propongo el inicio de “Las Confesiones” de San Agustín. En este libro, San Agustín relee su vida como una historia de búsqueda de Dios desde su infancia, mostrando como su corazón inquieto solo halló descanso cuando decidió aquietarse en Dios. El tono personal y apasionado hacen que su lectura nos envuelva y nos haga penetrar en la vivencia y búsqueda de este santo.



Escrito por Colaborador externo Bio de  Colaborador externoEntradas escritas por Colaborador externo






Leave a Reply

Colaborador
 
A %d blogueros les gusta esto: