¿Cómo pueden existir creyentes en estos días?

Cristianismo Dejar un comentario
10732 visitas

¿Cómo pueden existir creyentes en estos días?

Es lo que el pasado 24 de abril preguntaba un usuario en los foros de Ágora. Os invito a leer las respuestas, no tienen desperdicio.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez






4 Responses to “¿Cómo pueden existir creyentes en estos días?”

  1. 1
    Álex Segrelles Says:

    Estos días me pregunto con intensidad hasta qué punto será posible en el futuro mantener un diálogo auténtico, sincero y mutuamente enriquecedor con la futura mayoría no creyente de nuestra sociedad. Siempre he querido ser optimista, pero hay indicios que en la última semana me han hecho bajar un poco los brazos. Los he percibido a raíz de un «debate» (las comillas son intencionadas) que he mantenido con compañeros de mi Facultad en este blog: http://irethblue.blogspot.com/2007/04/en-qu-quedamos.html. El paternalismo y la falta de respeto (disimulada con las habituales dosis de condescendiente tolerancia) con los que me he sentido tratados y,
    sobre todo, la percepción de que en realidad no había por parte de mis interlocutores intención ninguna de establecer un verdadero diálogo me han dejado preocupado. Sobre todo, porque el supuesto debate se refería a un tema eclesial. Incluso entonces parece que los cristianos hemos de dejarnos nuestra fe en el armario si queremos ser aceptados en determinados ámbitos.

    Pero yo quiero ser optimista y leer este futuro con esperanza. Y me pregunto también qué podemos hacer desde este lado con nuestro lenguaje, con nuestras palabras, con nuestros silencios y, sobre todo, con nuestro obrar cotidiano para hacer más fácil el entendimiento y el enriquecimiento mutuos. Hace falta estar siempre atentos a los signos de los tiempos.

    Y, sobre todo, CONFIAR.

  2. 2
    Daniel Pajuelo Vázquez Says:

    Hola Álex,
    yo también constato tu parecer. ¡Qué difícil es el diálogo en la red! De por sí lo es en la vida real, pero en el plano virtual parece que se complica mucho más.
    La calidad del diálogo depende totalmente del lugar donde escribas, y por lo tanto de sus creadores/moderadores.
    Yo tengo bastante esperanza, espacios como nuestros queridos Foros de Ágora me han hecho descubrir una y otra vez que el diálogo es posible, incluso con aquellos con los que al principio parecía difícil.

    Al final yo siempre pienso dos cosas:
    – En la genética del cristiano va esa incomprensión y rechazo del mundo. Si es así, somos Bienaventurados.
    – El diálogo se acaba, se agota, a menudo choca con los prejuicios y las incomprensiones. Lo que transforma es el amor. Y ese amor se testimonia, también en las formas de dialogar, en el perdón, la acogida incondicional… nuestra constante apertura (poner la otra mejilla) es un testimonio que como una piedrecita salta al otro lado del muro.

  3. 3
    Álex Segrelles Says:

    Sí, coincido plenamente contigo. Yo, que soy persona de demasiadas palabras, pongo a veces más esperanza en el diálogo que en el testimonio silencioso que lo acompaña. Lo que creo que hemos redescubierto con nuevas fuerzas en nuestros foros de Ágora es que el testimonio comunitario tiene todavía más fuerza que el individual: una pista para el futuro.

    Porque lo que transforma siempre es el amor.

  4. 4
    Mariola Says:

    Una vez más muchas gracias a los tres por mantener vivo el blog. Llevo viviendo fuera de España dos años y medio y de verdad está siendo para mí muchos días ese “agua que calma la sed”. ¡Gracias! Bueno ahí va lo que quería poner en la entrada:

    Estoy de acuerdo con vosotros, lo que de verdad tranforma es el amor “en eso conoceran que sois mis discípulos”, la caridad tiene que ser la sustancia de la Iglesia y ahí nos corresponde a cada uno poner nuestro granito de arena.
    Os copio algo que leí relacionado con esto que me ayudó a reflexionar en este tema:

    «Cuando el cristianismo es odiado por el mundo, la hazaña que al cristiano le corresponde realizar no es mostrar elocuencia de palabra, sino grandeza de alma. Por eso no hables demasiado de las cosas grandes: déjalas crecer en ti.»

    Un abrazo de Paz

    Mariola

Leave a Reply

Daniel Pajuelo Vázquez
 
A %d blogueros les gusta esto: