Es una cuestión de escala

Educación, Justicia, Paz e Integridad de la Creación Dejar un comentario
14938 visitas

Un día de agosto, cenando con parte de mi frater salió el tema de la corrupción en Marbella y similares chanchullos, favores… El tema se prolongó hasta las 5:00 de la mañana y acabamos desarrollando la “Teoría de la escala”

Escalera sin final Vendría a resumirse en que existe, en la actitud de la mayoría, el deseo de aprovecharse al máximo de los privilegios con los que uno cuenta en cada momento, para hacerse favores a uno mismo o a los seres queridos, familiares, amigos…

En nuestro momento actual, muchos se encuentran trabajando en una ofician, donde tienen acceso a un teléfono, a una fotocopiadora, y a diverso material de oficina, y es un sentimiento generalizado el asumir que todo eso es tuyo y puedes usarlo para consumo personal, en lugar de para consumo de la empresa: hacer fotocopias para una actividad que estás preparando, llamar por teléfono a los amigos, o simplemente abastecerte de bolígrafos, grapadoras, gomas de borrar… Total, por unas fotocopias, unas llamaditas y una miserable goma de borra… Nos parece habitual e inocente, por el gasto “insignificante” que le supone a la empresa, incluso nos vemos en el derecho de hacerlo. Pero lo cierto es que eso es robar, y es más lamentable aun si tenemos en cuenta que son gastos que podemos asumir perfectamente.

Ampliemos la escala y supongamos que por nuestras manos pasara, por ejemplo la gestión de las multas de tráfico. ¿Te quitarías una multa a ti mismo, o a alguien próximo si tuvieras potestad para hacer esa gestión? Total, por una multa… dónde va a parar

Si subimos otro peldaño en la escala y lo que pasa por tus manos es la concesión de obras y terrenos en un ayuntamiento, no seguirás queriendo lo mejor para los tuyos y para ti? Puestos a elegir, favorecerás a quien a ti te interese en esas concesiones de obra, pues probablemente el favor que recibas a cambio será del mismo nivel.

El salto es muy grande, pero la motivación interna, sigue siendo la misma, sólo cambia la escala de lo que robas. Por la primera mesa a lo mejor pasan decenas de Euros, y que te quedes con uno es insignificante, por la segunda igual pasan centenares de Euros y que te quedes con veinte no supone nada frente al total y por la ultima pueden pasar millones de Euros y que destines unos cuantos miles en favores no se llega a notar frente a la suma total.

Evidentemente esto no es en absoluto una justificación, simplemente es una reflexión a cerca de que, con nuestra visión actual de la realidad, si ocupásemos el puesto del caso tercero, probablemente actuaríamos concediendo favores millonarios a familiares, amigos y por supuesto a nosotros mismos, robándole ese dinero a la empresa en cuestión, en el ejemplo, a un ayuntamiento y a sus ciudadanos.

Dos de los que estuvieron en aquella cena, ya han confesado estar actualmente “traumatizados” con el tema, ya hacen las llamadas personales con su móvil, y cuando necesitan en su casa una goma, van y la compran en la papelería.

“Les confió la dirección de sus negocios. A cada cual, según su capacidad, le encomendó una cantidad de dinero […] has sido fiel en lo poco […] Entra y participa en mi propia alegría” Mt 25,14-30 chinchetas de colores


Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín






10 Responses to “Es una cuestión de escala”

  1. 1
    Pablo Says:

    Me parece un tema en el que se ha dado en el clavo. Lo más peligroso de todo esto es que en España parece institucionalizado el hacerlo sobre todo a niveles políticos. Es famosa la frase: ” la democracía es el único sistema en el que cada 4 años roban unos diferentes” pues algo así guarda la esencia de lo que decís. A nivel empresarial esta claro, el enchufismo y sobre todo que te den buenas referencias personales son las que te abren o cierran puertas. A nivel político siempre hay que favorecer al amigo y distanciar al enemigo sin importar la capacidad y la idoneidad del puesto o trabajo con la persona sino la afinidad.

    Asi es la vida y asi somos las personas.

  2. 2
    Mariola B. Schörgenhofer Says:

    Es triste, pero en ocasiones estas cosas pasan en nuestra misma Iglesia; hay afán de ‘medrar’, hacer carrera eclesiástica es para algunos un honor, y no un servicio. Habrá que leer más el evangelio “Quien quiera ser el primero, que sea vuestro servidor” Mc 10,44.

  3. 3
    Jorge Alberto Says:

    La corrupción parece que se ha generalizado, se ha globalizado. Veo que nuestros hermanos mayores hacen lo mismo que nosostros. Yo creía que esa virtud la teníamos sólo los argentinos, pero descubro que no somos los únicos.
    Que tal si le pedimos opinión a los italianos, dicen que ellos saben mucho del tema.

  4. 4
    Sergio Miguel Martín Says:

    Al comentar esto no pretendía en ningún caso hacer una crítica social sino una concienciación personal, es completamente estéril que perdamos el tiempo diciendo lo mal que está el mundo, lamentándonos y criticando a los demás. La idea es que analicemos nuestro día a día para ver si YO soy fiel en lo poco, en lo poco que se ha puesto a mi alcance, no para acusar a otros de que no son fieles en lo suyo, por lo que me gustaría que nos ahorráramos los comentarios no constructivos que no van a arreglar el mundo

  5. 5
    Jorge Alberto Says:

    Estimado Sergio, ningún comentario es “no constructivo”, todo comentario es sólo eso, un comentario, será o no constructivo de acuerdo con la forma en que lo interpretes. Nada puede dejar de vincularse con lo actual, con lo externo, con el mundo, si no sería abstracto y los comentarios abstractos no sirven para nada. Está muy bien analizar nuestro día a día, pero si no lo vinculamos con nuestro mundo exterior, con nuestras actividades, con todos los que nos rodean, con el resto del universo, nos convertimos en monjas de clausura y estas maravillosas hermanitas lamentablemente escasean bastante.

  6. 6
    Mariola B. Schörgenhofer Says:

    El texto en cuestión trae cola, vamos, que nos resulta indiferente. Pues, ¡menos mal! Ciertamente, resulta muy fácil ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el ojo propio (entiéndase bien la hipérbole; si ver la del otro que es pequeña ya es de tener buena vista, imaginaos teniendo una viga -¿quién puede ver teniendo una viga en un ojo?- en el propio). Al final en lo que hemos de empeñarnos será en vivir coherentemente y en transmitirlo y contagiarlo alrdedor.

  7. 7
    Iker FFMM Says:

    Sergio,
    me he sentido señalado por el texto. Principalmente por utilizar recursos que no nos pertenecen.
    Lo he mandado por mail (utilizando recursos de la empresa) al resto de la frater para tratarlo algún día.

    Gracias por remover conciencias con este texto y con el trabajo en novabella.

    Un abrazo,

    Iker FFMM Vitoria

  8. 8
    Iker FFMM Says:

    Sergio,
    He circulado este artículo (mencionando la fuente) entre varios foros.

    Me han permido permiso para publicarlo en la revista juvenil de la diócesis de Vitoria “Gasteen Berriak”.

    me das el OK?

    Gracias, iker

  9. 9
    Sergio Miguel Martín Says:

    Madre mía, no sabía que podía dar para tanto, Iker, no hay problema en que lo publiquen, lo único que respeten la licencia cc del blog http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/ pero por lo que dices no creo que haya problema.

    Me alegro de que pueda servir
    gracias

  10. 10
    Ednis Says:

    Sergio, bendiciones para ti y todos tu colaboradores gracias por este tema!

Leave a Reply

Sergio Miguel Martín
 
A %d blogueros les gusta esto: