Enseñanza de la Iglesia sobre el aborto

Cristianismo Dejar un comentario
11853 visitas

José Vicente nos informa:

Serena y pausadamente, con mesura y “sin dogmatismos”, tratándolo en profundidad… , los obispos de los EEUU nos han obsequiado con un documento sobre el aborto . Es interesante, teniendo en cuenta el “debate en profundidad” que se nos avecina. Es breve y aporta una visión histórica que habitualmente no se encuentra tan sintetizada. Os lo envío en Inglés (no lo he encontrado en español). De todos modos, incluso para los que sabemos poco inglés, es bastante asequible.

Un abrazo.
José Vicente López

Fuente original :: USCCB
Noticia en ZENIT :: LA ENSEÑANZA DE LA IGLESIA CONTRA EL ABORTO ES CONSTANTE A TRAVÉS DE LOS SIGLOS

=========================================
Actualización 7-9-08 (Javier C.López, lector de NB nos envía desde Bolivia esta traducción propia)
=========================================
Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos
Secretariado por Actividades Pro-vida

Respeto por la Vida Humana No Nacida – La Constante Enseñanza de la Iglesia

El catecismo de la Iglesia Católica establece: “Desde el primer siglo la Iglesia ha afirmado el maldad moral de cada aborto procurado. Esta enseñanza no ha cambiado y permanece sin cambios. El aborto directo, es decir, aborto deseado ya sea como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral” (No. 2271).
En respuesta a aquellos que dicen que esta enseñanza ha cambiado o es de origen reciente, aquí están los hechos:

  1. Desde los primeros tiempos, los cristianos agudamente se distinguieron de las culturas paganas que les rodeaban al rechazar el aborto y el infanticidio. Los documentos de enseñanza y práctica cristiana más tempranos y ampliamente difundidos después del Nuevo Testamento en los siglos I y II, la Didache (enseñanza de los doce apóstoles) y la Epístola de Barnabás, condenaban ambas prácticas, así como lo hicieron los primeros concilios regionales y particulares de la Iglesia.
  2. Para estar seguros, el conocimiento de la embriología humana era muy limitado hasta tiempos recientes. Muchos pensadores cristianos aceptaron las teorías biológicas de su tiempo, basados en los escritos de Aristóteles (siglo 4 A.C.) y de otros filósofos. Aristóteles asumió que se necesitaba un procedimiento en el tiempo para convertir la materia del útero (womb) de una mujer en un ser que pudiera recibir una forma específicamente humana y un alma. El poder formativo activo para este proceso se creía que venía enteramente del hombre – la existencia del óvulo humano (huevo), así como mucho de la biología básica, era desconocida.
  3. Sin embargo, esas teorías biológicas equivocadas nunca cambiaron la convicción común de la Iglesia que el aborto es gravemente equivocado en cualquier etapa. Por decir lo menos, se veía el aborto temprano como un ataque a un ser con un destino humano, que estaba siendo preparado para recibir un alma inmortal (véase Jeremías 1:5: “Antes que te formara en el vientre materno, te conocí”).
  4. En el siglo 5 D.C. este rechazo al aborto en cualquier etapa fue afirmado por el gran obispo teólogo San Agustín. Él conoció de teorías acerca del alma humana que decían que no estaba presente hasta algunas semanas de la gestación. Debido a que utilizó la traducción griega del Antiguo Testamento de La Septuaginta, él incluso pensó que los Israelitas antiguos impusieron una penalidad más severa por causar un aborto accidentalmente si el feto estaba “completamente “formado”. (Éxodo 21:22-23), lenguaje que no se encontró en ninguna versión hebrea de este pasaje. Pero el también sostuvo que el conocimiento humano de la biología era muy limitado, y muy sabiamente advirtió contra mal-utilizar esas teorías a riesgo de cometer homicidio. Él añadió que Dios tiene el poder para corregir toda deficiencia o falta de desarrollo en la Resurrección, por lo que no podemos asumir que los primeros niños que fueron abortados serán excluidos de disfrutar la vida eterna con Dios.
  5. En el siglo 13, Santo Tomás de Aquino hizo extensivo uso de los pensamientos de Aristóteles, incluyendo su teoría que el alma humana racional no está presente en las primeras semanas de gestación. Pero él también rechazó el aborto como gravemente equivocado a cualquier etapa, observando que es un pecado “contra natura” el rechazar el obsequio de Dios de una nueva vida.
  6. Durante estos siglos, teorías derivadas de las de Aristóteles y otros influyeron la gradación de penalidades por aborto en la ley de la Iglesia. Algunas penalidades canónicas eran más severas por el aborto directo después de la etapa en la que se pensaba que el alma humana estaba presente. Sin embargo, el aborto en toda etapa continuó siendo visto como un mal moral grave.
  7. Del siglo 13 al 19, algunos teólogos especularon acerca de casos raros y difíciles donde pensaron que un aborto antes de la “formación” o “enalmamiento” podría estar moralmente justificado. Pero estas teorías fueron discutidas y siempre rechazadas, ya que la Iglesia definió y reafirmó su entendimiento respecto al aborto como un acto intrínsecamente malo que nunca puede estar moralmente correcto.
  8. En 1827, con el descubrimiento del óvulo humano, la equivocada biología de Aristóteles fue desacreditada. Los científicos entendieron más y más que la unión del esperma y el huevo en la concepción produce un nuevo ser viviente que es distinto tanto del padre como de la madre. La genética moderna ha demostrado que este individuo es, [at the outset] distintivamente humano, con el potencial inherente y activo para madurar como feto humano, infante, niño y adulto. Desde 1869 en adelante la obsoleta distinción entre feto “enalmado” y “desenalmado” fue permanentemente removido de la ley canónica sobre el aborto.
  9. Leyes seglares contra el aborto estaban siendo reformadas al mismo tiempo y en la misma manera, basados en el entendimiento de expertos médicos seglares que “ninguna otra doctrina parece ser consonante con la razón y la fisiología que aquella que admite que el embrión posee vitalidad desde el mismo momento de la concepción” (American Medical Association, Report on Criminal Abortion, 1871).
  10. Entonces la ciencia moderna no ha cambiado la constante enseñanza de la Iglesia contra el aborto, pero ha subrayado cuán importante y razonable es, al confirmar que la vida de cada individuo de la especie humana empieza con el primer embrión.
  11. Dado el hecho científico que la vida humana comienza en la concepción, la única norma moral que se necesita para entender la oposición de la iglesia al aborto es el principio que todas y cada una vida humana posee dignidad inherente, y por lo tanto debe ser tratada con el respeto que se le debe y corresponde a una persona humana. Este es el fundamento para la doctrina social de la Iglesia, incluyendo su enseñanza respecto a la guerra, el uso de la pena capital, la eutanasia, cuidado en salud, pobreza e inmigración. Contrariamente, aseverar que algunos seres humanos no merecen respeto o que no deberían ser tratados como “personas” (basados en factores cambiantes como ser edad, condición, lugar, o falta de habilidades mentales o físicas) es negar la mismísima idea de derechos humanos inherentes. Tal aseveración socava el respeto por la vida de mucha gente vulnerable antes y después del nacimiento.

Para más información:
Congregation for the Doctrine of the Faith, Declaration on Procured Abortion (1974), nos. 6-7; John R. Connery, S.J., Abortion: The Development of the Roman Catholic Perspective (1977); Germain Grisez, Abortion: The Myths, the Realities, and the Arguments (1970), Chapter IV; U.S. Conference of Catholic Bishops, On Embryonic Stem Cell Research (2008); Pope John Paul II, Evangelium Vitae (1995), nos. 61-2.
29/Agosto/2008



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez






5 Responses to “Enseñanza de la Iglesia sobre el aborto”

  1. 1
    Javier López C. Says:

    Estimado Daniel,
    Al tiempo de encomiar tu diligente labor en la viña del Señor, tengo a bien comunicarte que he realizado una traducción ad-hoc del documento que lees.

    Como no es una traducción profesional, garantizar su fidelidad al texto original no es posible en esta etapa, pero creo que puede servir de algo. Por esta razón, quiero enviarla al correo del blog.

    Saludos desde el corazón de suramerica.

  2. 2
    Daniel Pajuelo Vázquez Says:

    Muchísimas gracias Javier por tu desinteresado trabajo.
    Acabamos de actualizar la entrada.

  3. 3
    Belén Says:

    Gracias Dani y Javier. Es un tema muy preocupante.

    La verdad es que da miedo lo que se avecina…siendo que ya horroriza ver los abortos que se producen cada año en nuestro país(y en el mundo entero).

    Habrá que rezar, a ver si se encuentran vías de ayuda a las mujeres para tener esos hijos en vez de para negarles la vida.

    Un abrazo

  4. 4
    Javier López C. Says:

    No hay nada que agradecer. Mas bien es muy importante traer a la conciencia de los estados el terrible mal que se están haciendo al permitir el aborto legal.

    Me pongo a pensar: si el mismísimo estado está haciendo un ataque contra sus miembros más vulnerables e inocentes, ¿cuánto tiempo podrá durar como entidad de regulación de las actividades humanas?

    El punto a subrayar por los estados no es la razón por la cuál permitir la atrocidad del aborto (ya sean embarazos no deseados, violación sexual, etc) sino la terrible consecuencia que cierne sobre la sociedad el legalizarlo.

    Saludos

  5. 5
    Hija de la misericordia « Hesiquía Says:

    […] Novabella […]

Leave a Reply

Daniel Pajuelo Vázquez
 
A %d blogueros les gusta esto: