El ser humano, ¿es creyente de por sí?

Cristianismo Dejar un comentario
15970 visitas

Creer

El ser humano, ¿es creyente de por sí?

A juzgar por los datos que nos proporcionan las excavaciones de la historia de la humanidad desde la prehistoria más remota, cabe afirmar que la idea de Dios siempre ha existido. Los marxistas predijeron el fin de la religión. Decían que con el final de la opresión ya no se necesitaría la mediciona llamada Dios. Pero se vieron obligados a reconocer que la religión no acaba nunca, porque realmente es consustancial al ser humano.
Sin embargo, este sendor interno no funciona con el automatismo de un aparato técnico, sino que es algo vivo que puede ir creciendo con el ser humano o adormecerse casi hasta morir. Esa acción conjunta agudiza cada vez más el sensor, reavivándolo e intensificando su reacción -en caso contrario se queda romo y casi sepultado bajo la anestesia-. Y no obstante, en la persona incrédula de alguna manera subsiste la pregunta residual de si, pese a todo, no existirá algo. Sin este órgano íntimo, la historia de la humanidad resultaría ininteligible.

“Dios y el mundo”
Entrevista de Peter Seewald a Joseph Ratzinger



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez






2 Responses to “El ser humano, ¿es creyente de por sí?”

  1. 1
    Marcelo Sierra Says:

    Me resulta extraña esta respuesta de Benedicto XVI. No me es fácil hablar de Dios en mi país , Argentina, con una fe popular
    muy intensa, pero que es objeto de burla por parte de los que , y son muchos, han confiado su sentido de la existencia a explicaciones reducidas , por ejemplo,al psicoanálisis. También es objeto de desconfianza entre los que creen en la búsqueda de lo sagrado, pero encuentran en la Iglesia católica una opacidad y un aprovechamiento de esa fe popular que la convierten, para ellos, en una forma más del poder institucionalizado.
    Y entonces, en esa contradicción, entre la necesidad de hablar de religiosidad pura y simple, de, al menos, nombrar a Dios, que es tal vez el comienzo del mensaje que en estos momentos difíciles debemos transmtir, y la ausencia de Jesucristo en ese mensaje, de Dios hecho hombre, o en el aprovechamiento de una imagen sentimental de Jesús para usos que no resultan claros para la mayoría, es que debemos actuar, transmitir cada día. Reconozco que no me siento guiado, aunque también resconozco que la falta de coherencia es también parte de mi vida, y de esa falta de coherencia no puedo hacer responsable al Santo Padre y a tantos pastores de la Iglesia. Los Evangelios son claros, tanto para el Vaticano como para cada uno de nosotros.

  2. 2
    Guillermo Rodríguez Blasco Says:

    Interesante pregunta.

    Todos y todas nos la hemos hecho alguna vez, con diferentes respuestas. Todas ellas plausibles, si han nacido de la reflexión y de los sentimientos.

    Gracias, pues, por plantearla.

    Guillermo

Leave a Reply

Daniel Pajuelo Vázquez
 
A %d blogueros les gusta esto: