Una experiencia intensa: el bautismo de un amigo

Cristianismo, Tecnología Dejar un comentario
16074 visitas

Comparto, con el permiso de mi amigo Javier, una carta que me envió hace unos días. Una pequeña gran experiencia en torno al bautizo de su amigo Pavel.

Hace una semana y media viví un momento muy intenso que quiero compartir con vosotros: el 1 de septiembre Pavel, un amigo del año que estuve en Münster, decidió bautizarse y quiso que yo fuera su padrino. Desde que recibí la noticia, me impresionó: una persona con la que tantos buenos momentos y tantas conversaciones de tú a tú había tenido, había decidido, con más de treinta años, dar el paso de hacer de la experiencia de salvación, a la que antes sólo recurría en momentos difíciles, algo cotidiano, integrado en su vida […]
Una de las cosas de las que hablamos en la cena del martes, nada más llegar de Berlín a Münster y horas antes de la ceremonia, fue la falta de misericordia que a veces tenemos con nosotros mismos. Nos sobra orgullo y nos falta el amor propio, en el sentido profundo del término: caridad con nosotros mismos. Probablemente sea la única manera de ser en profundidad, y de no convertirnos en hacedores; la única manera de ser seres humanos: me resulta terrible verme a veces convertido en puro medio de fines por los que le robo horas al sueño y a la Vida. La Resurrección es quizá también eso: dejar de ser un medio para conseguir fines, de estar de paso hacia, sino ser paso a paso. “Yo soy el camino”: Dios está en camino hacia nosotros, desde nosotros. Y estamos llamados a estar en camino, dentro del mundo, dentro de nosotros, de las personas a las que somos capaces de abrirnos, en la experiencia de sentirnos gratuitamente salvados por aquel al que ayudamos. Dentro de, en lo profundo, se mueve una realidad que no se produce en serie, que es única, irrepetible y llena de Dios. Signos como el de Pavel me hacen recordar, volver a pasar por el corazón, me hacen reconocer a Dios, volver a ser consciente de su presencia. Es una alegría difícil de expresar saber que está siempre ahí aunque me deje llevar por la rutina, no me dé tiempo, no sea. Doy gracias a Dios de que haya personas en mi vida como Pavel, que están junto a mí.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez






One Response to “Una experiencia intensa: el bautismo de un amigo”

  1. 1
    mlred Says:

    Testimonios así son como agua fresquita… Dios llena de gozo el corazón del hombre, de la mujer…
    Me ecuerda a san Agustín. Mientras que no descansemos en Dios nuestro corazón será una búsqueda constante… Y aún así seguimos buscándole sabiendo que es el que nos busca primero.

    Guy de Larigaudi decía: Mi vida ha sido una búsqueda constante. Por todas partes he buscado tu huella o tu presencia. La muerte no será más que un maravilloso encuentro.

    Me la escribieron cuando tenía 15 años ¡y aún la recuerdo! Ya han pasado más de 45! Y Jesús me recrea y hhace gozar cada día porque Él es la BIENAVENTURANZA, LA ALEGRÍA, LA FELICIDAD Y LA PAZ, EL AMOR Y EL CAMINO…

    Un fuerte abrazo

Leave a Reply

Daniel Pajuelo Vázquez
 
A %d blogueros les gusta esto: