Hechos de estrellas, un cosmos hecho de nuestra propia carne

Buenos Libros, Meditación Dejar un comentario
14728 visitas


www.guinomai.org

Ernesto Cardenal, “Vida en el amor”

Cuando miras la vastedad del universo en una noche estrellada (nuestra galaxia con trescientos mil millones de estrellas, y estrellas que tienen el brillo de trescientos mil soles, y de cien millones de galaxias en el universo explorable) no debes sentir tu pequeñez y tu insignificancia, si no tu grandeza. Porque el espíritu del hombre es mucho más grande que esos universos. Porque el hombre puede mirar esos mundos y comprenderlos y ser consciente de ellos, mientras que esos mundos no pueden comprender al hombre. Esos mundos están compuestos de moléculas simples, como la del hidrógeno que sólo es de un núcleo y un electrón, mientras que el cuerpo humano tiene moléculas más complicadas y tiene además la vida, cuya complejidad trasciende la del mundo molecular; y el hombre tiene además la conciencia y el amor. Y cuando el enamorado dice que los ojos de su amada brillan más que las estrellas, no está diciendo un hipérbaton (aun cuando Sigma de la Dorada brille trescientas mil veces más que el sol) porque en esos ojos asoma la luz de la inteligencia y del amor, que no la tienen Sigma de la Dorada, ni Alfa de la Lira, ni Antares. Y aun cuando el radio del universo sea de cien mil millones de años luz, el radio del universo tiene límites. Y el más inferior de los hombres es mayor que todo el universo material, con una grandeza de otro orden que sobrepasa la grandeza del volumen. Porque todo el universo material se vuelve como un pequeño punto en el entendimiento humano que lo piensa.

Y esos mundos son mudos. Alaban a Dios pero con una alabanza inconsciente, sin saberlo. Y tú eres la voz de esos mundos, y la conciencia de ellos. Y esos mundos no son tampoco capaces de amor, mientras que tú eres la materia enamorada.

Pero tu entendimiento no está separado de esos mundos, eres también ese inmenso universo, y eres su conciencia y su corazón. Eres el vasto universo que piensa y que ama.

Porque el alma completa el universo, como decía Platón, y ha sido creada para que el cosmos tuviera un intelecto. El hombre es la perfección de la creación visible, y no podemos considerarlo como insignificante y vil (“vil gusano de la tierra”) porque sería considerar insignificante y vil toda la obra de Dios.

Y la vastedad del universo que contemplas en una noche estrellada se hace más vasta si te contemplas también a ti mismo como parte de ese mismo universo que contemplas, y te das cuenta de que tú eres el mismo universo contemplándose y que además de sus dimensiones espacio-temporales en ti adquiere una nueva dimensión -todavía mayor- el universo.

Somos conciencia del cosmos. Y la encarnación del Verbo en un cuerpo humano significa la encarnación de todo el cosmos.

Porque todo el cosmos está en comunión. El calcio de nuestros cuerpos es el mismo calcio del mar (y lo hemos sacado del mar porque nuestra vida salió del mar) y el calcio de nuestro cuerpo y del mar son del mismo cielo: el calcio que tienen los astros, y el que flota en los océanos interestelares y del cual han salido los astros (porque los astros son una concentración de la tenue materia de los espacios interestelares y salieron de ellos como nuestro cuerpo salió del mar). Y en realidad no existen vacíos interestelares ni intergalácticos, sino que todo el cosmos es una sola masa de materia, más o menos rarificada o concentrada, y todo el cosmos es un solo cuerpo. Los elementos de los meteoritos venidos de estrellas lejanas (calcio, hierro, cobre, fósforo) son los mismos elementos de nuestro planeta, y de nuestro cuerpo, y los mismos de los espacios interestelares. Así que estamos hechos de estrella, o mejor dicho, todo el cosmos está hecho de nuestra propia carne. Y cuando el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, puedo decir de toda la naturaleza como Adán dijo de Eva: “Ésta sí que es carne de mi carne y hueso de mis huesos”. En el cuerpo de Cristo, como en nuestro cuerpo, está la creación entera. Y lo está también en el Cuerpo Místico de Cristo, que somos todos nosotros, y que en realidad es la creación entera.

En nuestro cuerpo comulgan todos los animales vivos y los fósiles, los metales y todos los elementos del universo. El escultor que labra la piedra está hecho de la misma materia de la que está hecha la piedra, y es como la conciencia de la piedra, es la piedra hecha artista, es la materia con alma. Y cuando el hombre ama a Dios y se une con Él, es la creación entera con su tres reinos, mineral, vegetal y animal, la que lo ama y se une con Él.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez






5 Responses to “Hechos de estrellas, un cosmos hecho de nuestra propia carne”

  1. 1
    El barro del alfarero » Educar en las estrellas Says:

    […] En pocas horas, más de quinientos adolescentes llegados desde muy diversos lugares se reunirán en un rinconcito del Valle de Hecho (en el Pirineo oscense) para vivir un campamento repleto de estrellas. De las que tapizarán la bóveda celeste durante las mágicas noches y de las que anhelarán ser espejo sobre la tierra de ese mar de luz. Ellos. Porque vamos a recordar que estamos hechos de estrellas; que el polvo que forma nuestro cuerpo es el mismo que el de las perlas que iluminan el cosmos; que lo que somos es herencia de la luz que otras muchísimas estrellas han ido dejando en nosotros; que estamos llamados a hacernos espejo en la tierra del Reino de los Cielos, siendo «la sal de la tierra y la luz del mundo». Poder ser testigo de este pequeño gran milagro, tener el privilegio de acompañar a tan hermosa constelación en este nuevo paso del camino… es para mí un regalo inigualable. […]

  2. 2
    Carlos Says:

    Tu texto es sublime. Me gustaria postearlo en mi blog . ¿Puedo?

  3. 3
    Daniel Pajuelo Vázquez Says:

    Claro que sí, para eso está.
    Es de Ernesto Cardenal.
    No olvides citar la fuente.

  4. 4
    yolanda Says:

    siendo adolescente cayó en mis manos el libro “vida en el amor” de Ernesto Cardenal y mi vida cambio enormemente, a partir de entonces sentí la paz de que todo lo que pasaba en mi interior no era para tant; porque mi mundo interior y toda la belleza que mis ojos disfrutaban venian de donde mismo.
    ahora que ya pasaron varios años he querido releerlo sin embargo no he encontrado ninguna forma de adquirirlo. si ustedes pudieran ayudarme se los agradeceria encarecidamente.
    gracias.

  5. 5
    maria Says:

    Hola!!! gracias por hacernos reflexionar con vuestras palabras…me gustaria tener informacion sobre el campamento “hechos de estrellas” saber que objetivos queriais conseguir en estos dias de convivencia. Estamos ahora preparando el nuestro y me ha gustado vuestra idea. Es por si me podeis ayudar…

    espero vuestra respuesta!!!

    mil gracias!!!

Leave a Reply

Daniel Pajuelo Vázquez
 
A %d blogueros les gusta esto: