Mi padre me enseñó…

Buenos Libros Dejar un comentario
16886 visitas

“Era el quinto hijo de una familia de nueve hermanos (…). En casa, nada de piedad expansiva y solemne. Sólo cada día la oración de la noche en común, pero es algo que recuerdo claramente y lo recordaré mientras viva. Mi hermana Elena recitaba las oraciones. Demasiado largas para los niños (un cuarto de hora); poco a poco iba aumentando en velocidad, embrollandose, abreviando, hasta que mi padre le decía «vuelve a empezar». Y entonces yo iba aprendiendo que hace falta hablar con Dios despacio, seria y delicadamente. Es curioso cómo me acuerdo de la postura de mi padre. Él, que por sus trabajos en el campo o por el acarreo de madera siempre estaba cansado, que no se avergonzaba de manifestarlo al volver a casa, después de cenar se arrodillaba, los codos sobre una silla, la frente entre sus manos, sin mirar a sus hijos, sin un movimiento, sin toser, sin impacientarse. Y yo pensaba: «Mi padre, que es tan valiente, que manda en casa y tan bien entiende a los dos grandes bueyes, que es insensible ante la mala suerte y no se inmuta ante el alcalde, los ricos y los malos, ahora se hace un niño pequeño ante Dios. ¡Cómo cambia para hablar con Él! Debe ser muy grande Dios para que mi padre se arrodille ante Él y también muy bueno para que se ponga a hablarle sin mudarse la ropa»”

Testimonio de Aimé Duval sj en el libro: ¿Por qué me hice sacerdote? AAVV, Salamanca, 1989.



Escrito por Paco Sales Casanova Bio de  Paco Sales CasanovaEntradas escritas por Paco Sales Casanova






3 Responses to “Mi padre me enseñó…”

  1. 1
    Javier Lopez Says:

    Muchas gracias por sus participaciones en Novabella, llenan de esperanza y alegría el corazón. Soy un boliviano que reside en el exterior, y, tomo esta oportunidad para pedirles su oración para que tantos bolivianos que se vieron obligados a salir de su país se vean librados de ser presa de gente inescrupulosa. En el nombre del
    Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, quienes no se fijan en la nacionalidad del hombre al momento de reanimar con santa gracia.

    Dios les bendiga y les mantenga puros y santos, bajo el amparo protector de nuestra santa madre la Vírgen María. Amén

  2. 2
    elvi hernandez Says:

    Me encanto esta reflexion, ( mi padre me enseño)porque ayuda mucho a profundizar que el ejemplo de lo que vivimos los padres es mucho mas importante que el decir… gracias por este enorme esfuerzo de hacernos llegar esta pagina con contenido enriquecedor para el alma. Dios les siga iluminando y bendiciendo

  3. 3
    sexibeth Says:

    ESTA SUPERRRRRRRRR ME ENCANTO OJALA YO PUDIERA TENER UN PADRE ASI….
    YO DESEO SER LA TELEVISION
    ASI EL TUVIERA MUCHO TIEMPO PARA MI
    QUESIERA SE RLA MUSICA
    POR QUE MI ERMANA ME ESCUHARIA HASTA DURMIENDO
    ME GUSTARIA SER EL CARRO
    PARA ANDAR CN MI MADRE A CADA RATO
    Y SER EL VIENTO
    PARA ACARICIAR AL CHICO QUE AMO
    MUY BONITA TU HISTORIA
    SE CUIDA
    MIL
    Y MIS MEJORES DESEOS AQUI DEJO

Leave a Reply

Paco Sales Casanova
 
A %d blogueros les gusta esto: