Naruto Shippuuden VS Pain. Combatir el dolor

Arte, Educación, Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Sociedad Dejar un comentario
43101 visitas

Una vez más el anime, los dibujos animados japoneses me sorprenden por su profundidad y su valor educativo tan ausente en la programación que ven nuestros jóvenes en la televisión. En algún momento empezaron a emitir esta serie en España, pero francamente no sé si sigue. Los programas del corazón, los “reality” shows y las series clónicas y sin otro fundamento que los líos amorosos debían ser más importantes que educar en valores, porque como las series japonesas son violentas, mejor que los niños vean “Sálvame” o “lo noria” o cualquier otra cosa de esas donde la gente va a gritarse y humillarse públicamente.

“hay demasiadas guerras en este mundo, solo existe el odio, quiero hacer algo respecto a eso y conocer cuál es la verdadera paz”
(Jiraiya a Pain cuando era su alumno)

Decía, antes de encarnizarme con la parrilla televisiva, que me he vuelto a llevar una grata sorpresa. En realidad ya lo había visto en varios momentos de la serie, pero más o menos entorno a los capítulos 160 y 180 del bloque Shippuuden de Naruto, pude ver la mejor síntesis que hace la serie sobre la violencia, la ira, el odio, y el perdón para conseguir la paz, con el respeto y el amor al prójimo como fundamento. Toda la serie tiene este tema de trasfondo desde que empezó hace más de 460 capítulos y aun no ha terminado.

El que aparece como enemigo “Pain” en inglés “sufrimiento” o “dolor” acaba mostrando toda su historia, consiguiendo que el espectador vea más allá de la violencia inicial, o de la imagen que se tenía de él. Naruto, por su parte, descubrirá que solo si sufriese lo mismo que Pain, llegaría a entenderle. Por eso en los primeros capítulos del desenlace librarán una batalla encarnizada, donde Pain irá matando a maestros y amigos de Naruto, de forma que el espectador se identifique también con el odio al personaje de Pain al principio, y pueda luego hacer el mismo camino de Naruto para integrar el dolor, comprender y quizá perdonar.

La forma en que Naruto vence a la ira y al odio es a través de las vivencias positivas con son sus amigos, su familia, el amor en definitiva de aquellos que confiaron en él y le apoyaron. Ese es el sello que le hace romper la espiral de odio y violencia desatada en la pelea inicial, y que le permite acercarse a su enemigo como un igual en el que descubrirse a sí mismo y al que perdonar.

“solo quiero protegerlos, no importa el dolor que tenga que sufrir para eso”
(Nagato antes de convertirse en Pain)

Me recuerda a un tal Jesús que vino para salvarnos, que le decía a su padre que no quería que se perdiera ni uno solo y que cargó con nuestro sufrimiento hasta la cruz

No creo que la serie busque contagiar el cristianismo. Así como en otros animes sí se pueden ver alusiones claras, en este caso el trasfondo de la serie imagino que es el Hinduísmo y el Budismo. Sin embargo, desde la convicción de que a Dios se puede llegar desde caminos muy distintos, creo que esta serie transmite un mensaje con muchos tintes cristianos a pesar de que los guiños que creo ver, más pueden ser de crítica a fundamentalismos o sectas derivadas del cristianismo que a una clara aprobación del mismo. Y es que el enemigo, “Pain” resulta que se considera a sí mismo dios, tiene control parcial sobre la vida y la muerte, está medio crucificado en una peculiar estructura por las heridas causadas tras la traición de que fueron objeto años atrás él y sus compañeros, y además lo atraviesan un montón de barras de acero como clavos. De paso vive un particular descenso a los infiernos para traer de allí a todos los que habían muerto castigados según su justicia. Así, da su vida perdonando para revivir a estas personas.

Desde luego, no sé qué quería transmitir el autor con todas estas imágenes, pero el caso es que el mensaje final que me queda (igual por mi predisposición) es que el odio solo se vence acogiendo al otro y amando al enemigo, o al menos tratándolo como hermano. Naruto no llega a decir manifiestamente que le perdona, pero sí se refiere a él como hermano por ser discípulos del mismo maestro y hace así la diferencia con el resto de su gente que buscaba simplemente matarlo.

“Si estás aquí significa que has ganado al 6º Pain”
(Un compañero de Naruto)

“Ganar o perder, ¿eso qué importa? [explica que lo que pasó durante la pelea no se puede contar con palabras] Ahora lo que importa es que voy a donde está el verdadero Pain” [traduciendo el nombre quedaría: “voy a donde está el verdadero dolor”]
(Naruto)

En el interior de las personas es donde está la verdadera guerra. Tras la batalla épica de varios capítulos, la lucha verdadera se libra en el interior del interior, habiendo superado las capas previas que ocultan el corazón herido. En la serie Naruto ha de derrotar a 6 “apariencias” de Pain antes de verse cara a cara con el auténtico, escondido dentro de una especie de árbol, débil y casi inmovilizado. Nada le impide ya acabar con él definitivamente, sin embargo, no le pone la mano encima.

El niño que madura viendo Naruto, al menos se planteará que detrás de las guerras hay personas, que todos merecen ser escuchados y amados, que los de “tu bando” también cometen injusticias por las que los del “otro bando” pueden querer venganza. Tal vez si los niños vieran esto en lugar de “Sálvame” aprenderían a escuchar, a ponerse en el lugar del otro y a perdonar, en lugar de a gritar y odiar pensando solo sí uno mismos.

Claro que si crecen inundados por el anime y el manga pueden acabar algo trastornados disfrazándose de los personajes y haciendo cosas raras importándole poco el trasfondo de las series, y eso tampoco es bueno, claro. Porque en anime hay de todo y los excesos siempre son malos.

Puedes ver aquí los 4 capítulos donde mejor se recoge todo esto, aunque para entenderlo bien habría que ver bastantes más
Naruto Shippuden 169
Naruto Shippuden 173
Naruto Shippuden 174
Naruto Shippuden 175



Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,



3 Responses to “Naruto Shippuuden VS Pain. Combatir el dolor”

  1. 1
    Luis Soriano Ferriol Says:

    Estos dibujos japoneses comparten con el arte abstracto una característica que es ventaja e inconveniente a la vez: cada uno ve en la obra lo que quiere ver. Y cuando la explica el autor, da una explicación diferente en función del público presente. Actúa como un espejo. En el caso de estos dibujos animados, quien lleva la violencia en su mente, en su corazón, en su interés, pues ve la violencia de las actuaciones. Y quien lleva en su interior unos intereses más espirituales, pues ve la filosofía típica japonesa de sus héroes históricos. La interpretación del sentido del honor japonés desde una perspectiva cristiana, también es un reflejo del alma propia del espectador. Por eso, ni el arte abstracto, ni los dibujos japoneses, pueden considerarse educativos. No sirven para educar. Sirven para ser vistos por personas ya educadas, y sacar de ellas su fondo educativo previamente aprendido e interiorizado. son una mentira con la que se saca una verdad. Una mentira del autor, con la que se aflora la verdad del espectador.

  2. 2
    Sergio Miguel Martín Says:

    Muchas gracias Luis, tienes toda la razón. Yo mismo lo he experimentado cuando otras personas me hablan de estas series, y parece que veamos cosas totalmente distintas. Creo que lo explicas perfectamente, por eso siempre me lo pienso mucho antes de hacer una intervención de este tipo. En este caso en concreto llevaba dos meses dándole vueltas a esta publicación.
    Sin embargo, hay arte más figurativo y más abstracto y en este caso, aunque es una historia claramente fantástica con algunos puntos abstractos, pero que tienen bastantes conexiones con el realismo en las relaciones y los sentimientos, con una filosofía y una espiritualidad clara de base, que como ya apuntaba no es la cristiana, pero que, en comparación con otros dibujos animados (incluidos otros dibujos japoneses), o con la parrilla televisiva que se ofrece a nuestros jóvenes, tiene un plus que no es desdeñable, a pesar de que no está ausente de otros riesgos.
    Por otra parte, el hecho de que sean dibujos animados no implica que sean para todas las edades. Por otra parte, el motivo del artículo es más bien el de ver un recurso pastoral en esta serie que algunos jóvenes sí consiguen seguir gracias a Internet, y que puede darnos pie a hablarles de estos temas, aunque el chaval no haya llegado a las mismas conclusiones que nosotros en un principio.
    Es decir, sería lo mismo que cuando sugerimos una película para un cineforum y le sacamos una serie de valores interesantes para trabajar. Quizá el autor no lo buscó pero le salió y lo podemos aprovechar.
    Por eso, te doy toda la razón, el salto cultural es grande y a veces no estamos preparados para entenderlo, pero simplemente trato de quedarme con lo mejor que yo veo en la serie con sus amplias limitaciones y sin olvidar que la educación no corre a cargo de la tele pero consciente de que ésta sí forma parte del entorno que educa a los jóvenes y a los no tan jóvenes.

  3. 3
    Cristian Lora Says:

    Yo me siento igual, y opino lo mismo que vos.Sergio Miguel Martín ,no se que decir exelente aporte…

Leave a Reply

Sergio Miguel Martín
 
A %d blogueros les gusta esto: