Política en Nova Bella

Cristianismo, Economía, Justicia, Paz e Integridad de la Creación, marianistas, Sociedad Dejar un comentario
18918 visitas

Desde hace algún tiempo algunos miembros de la Familia Marianista nos habéis manifestado vuestra preocupación acerca del tono de ciertas entradas en Nova Bella. El carácter político de algunas de ellas, pero sobre todo la defensa desde la fe cristiana de liberalismo económico os parece incompatible con el estilo de este blog. Nova Bella no representa la opinión ni el sentir general de la Familia Marianista. Su valor reside en que cada entrada está compartida por una persona concreta con una relación personal y única con el Señor. Por esto comprendemos que en más de una ocasión muchos no puedan sentirse identificados con lo que se comparte. Por otro lado nos sabemos servidores de la misión de la Iglesia, miembros de un solo Cuerpo, y como hijos e hijas de María buscamos dar a luz a Cristo al mundo. Sabemos que las ideologías no salvan y no queremos hacer de Nova Bella un panfleto político, nunca ha sido nuestra pretensión. Si en esto estamos fallando os pedimos perdón. Vuestras críticas, consejos y apoyos nos están sirviendo para hacer examen de conciencia y reorientar el rumbo en la dirección adecuada.

Nuestra historia como Familia Marianista está llena de personas que se han comprometido a través de la política y la economía en la regeneración social, en el trabajo por la Justicia y la Paz. Pero también es parte de nuestra tradición el respeto a la libertad de conciencia. Por eso como Familia nos nos identificamos con ningún movimiento político concreto. Movidos por la fe, trabajamos por aumentar la conciencia de la injusticia y del sufrimiento de hombres y mujeres, promoviendo siempre la defensa de la dignidad humana. Buscando en comunidad los mejores medios para ello nos comprometemos creando nuevas instituciones o a través de otras ya existentes en el trabajo por la Justicia y la Paz.

En este contexto no viene mal recordar las palabras del beato Padre Chaminade a don Adolfo de Rubelles cuando fue acusado por los legitimistas de apoyar con su movimiento a los liberales**:

Tengo por principio que no se debe actuar contra un gobierno establecido. Así, por la aplicación de este principio he atravesado todas las revoluciones no ocupándome nada más que de mi ministerio y servir al prójimo

Gracias por vuestra paciencia y fidelidad. Vuestras críticas, comentarios y apoyos nos ayudan a ser más fieles a nuestros orígenes. Esperamos poder seguir siendo fuentes de ese Agua que calma la sed.

 
 
 
** La actitud de los católicos ante la revolución de 1830 en Francia dividió al catolicismo entre liberales y legitimistas. Para estos, el liberalismo era igual a revolución y el porvenir de la Iglesia en Francia se identificaba con la restauración monárquica antiliberal.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez






Leave a Reply

Daniel Pajuelo Vázquez
 
A %d blogueros les gusta esto: