San Juan XXIII

Sin categoría Dejar un comentario
8189 visitas

No cometió el error de pretender conocer el futuro ni las consecuencias últimas de lo que estaba intentando hacer: siempre se había contentado con “vivir al día, incluso “a la hora”, como los lirios del campo, y en su nueva condición ( de papa) estableció como regla básica de conducta “no tener preocupación por el futuro”, no hacer provisión humana cara al futuro, y cuidarse de no hablar con nadie acerca del futuro de manera confiada y ocasional. Era la fe, no la teoría teológica o política, la que le previno contra “toda connivencia con el mal en la vana esperanza de poder ser de utilidad a alguien”.

Esta completa libertad respecto de cuidados y preocupaciones era su forma habitual de humildad. L que le hizo libre fue el poder decir, sin reservas de ningún tipo, fuesen mentales o emocionales, “Hágase tu voluntad”.

Hannah Arendt, en Hombre en tiempos de oscuridad



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo






Leave a Reply

Nano Crespo
 
A %d blogueros les gusta esto: