Semana Santa y religiosidad popular

Cristianismo, Sociedad Dejar un comentario
13985 visitas

Hace unos días llegaron al Puerto de Málaga numerosos barcos cargados de turistas de diferentes partes del mundo, que venían a pasar la Semana Santa a Málaga. En el sur la vivencia de la Pasión, Muerte y Resurrección se vive especialmente a través de las procesiones: nazarenos, tronos, tambores… una religiosidad popular cargada de costumbres y tradiciones, pero que encierra esa devoción interna, ese fervor y esa forma de vivir la fe, que, aunque en muchas ocasiones no se entienda muy bien, es de lo que viven muchas personas.
Se esté más de acuerdo o menos, la Semana Santa en el Sur de España es todo un acontecimiento, es una vivencia fuerte y que emociona.

Vivimos en la sociedad de la inmediatez, todo se necesita al momento, las nuevas tecnologías nos permiten comunicarnos con la otra parte del mundo en un instante, y qué podemos decir del famoso whatsapp… Sin embargo, y a pesar de todo, la gente es capaz de esperar dos horas de pie, para ver pasar por las calles de su ciudad a su Cristo y a su Virgen.

Imagen de previsualización de YouTube


Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello


Etiquetas: , , ,



One Response to “Semana Santa y religiosidad popular”

  1. 1
    portjor Says:

    Es realmente penoso que haya que defender el derecho a ciertas expresiones de la fe, o la esperanza, o las creencias de los pueblos. Además de las emociones y del hondo sentimiento de pertenencia o identidad que se sienten en estas demostraciones de la fe de los pueblos, en ellas se hace presente también el profundo sentido poético y la evidente belleza de la experiencia en conjunto: Música,arte plástico,la preciosa artesanía que luce por doquier. Que los turistas vengan a verlo solamente confirma que estas expresiones de los pueblos tienen un significado y un alcance universales. También habrá siempre los que bromeen y hasta los que se burlen. Los primeros quizás temen sentirse vulnerables al dolor de la Virgen o del Nazareno, los segundos se arrabian porque haya gentes que no se averguencen de su impotencia y lloren y canten identificándose con María o con su Hijo. De cualquier modo, Dios permita que estas celebraciones nunca desaparezcan. Feliz Pascua de Resurrección.

Leave a Reply

María Arias Cabello
 
A %d blogueros les gusta esto: