“Los hombres no son islas”

Cristianismo, Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Meditación, Oración, Sociedad, Testimonio de vida No hay comentarios »
89453 visitas

“Todo hombre es un pedazo de mí mismo, porque yo soy parte y miembro de la humanidad. Todo cristiano es parte de mi cuerpo, porque somos miembros de Cristo. Lo que hago, para ellos y con ellos y por ellos lo hago también. Lo que hacen, en mí y por mí y para mí lo hacen. Con todo, cada uno de nosotros permanece responsable de su participación en la vida de todo el cuerpo.

La caridad no puede ser lo que se pretende que sea, si yo no comprendo que mi vida representa mi participación en la vida de un organismo totalmente sobrenatural al que pertenezco. Unicamente cuando esta verdad ocupa el primer sitio, encajan las otras doctrinas en su contexto adecuado.

La soledad, la humildad, la negación a uno mismo, la acción y la contemplación, los sacramentos, la vida monástica, la familia, la guerra y la paz: Nada de esto tiene sentido sino en relación con la realidad central que es el amor de Dios viviendo y actuando en aquellos a quienes Él ha incorporado en Su Cristo. Nada, absolutamente nada tiene sentido, si no admitimos, con John Donne, que “los hombres no son islas, independientes entre sí; todo hombre es un pedazo del continente, una parte del todo“.

Thomas Merton (extracto de “Los hombres no son islas”)




Escrito por Vicente Sm Bio de  Vicente SmEntradas escritas por Vicente Sm

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Encuentro de Jesús con el niño

Cristianismo, Meditación No hay comentarios »
34333 visitas

Encuentro de Jesús con el niño

Mc 9, 33-37

Los discípulos discutían por el camino cuál de ellos era el más grande. Tras entrar en la casa Jesús les preguntó de que hablaban y ellos lo ocultaron. Jesús hablo bien claro en esta ocasión: “El que quiera ser de vosotros primero debe hacerse el último y servidor de todos”. Después tomó a un niño, lo puso en medio y dijo que quien acoge a un niño le acoge a él mismo. Por si no les había quedado claro Jesús insistió con este signo, el más grande es el que tiene tantas carencias que lo espera todo, lo recibe todo y no se confiere ningún status arrogante.

¡A cuántos seguidores de Jesús les gustaría arrancar esta página del evangelio! Ni los alzacuellos, ni las mitras, ni la oratoria más sabia, ni los palacios, ni ningún éxito puede conferirnos tal dignidad, la de ser presencia viva de Jesús. Sólo aquel que es como un niño puede participar del Reinado de Dios.

Señor, que busque servir y no ser servido, entregarme con generosidad a mis hermanos, en especial a los más desvalidos.

Daniel Pajuelo Vázquez, sm
Vía: Novabella.org



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , ,

Encuentro de Jesús con la siriofenicia

Cristianismo, Meditación 1 Comentario »
34389 visitas

Encuentro de Jesús con el niño

Marcos 7, 24-30
Jesús y la madre sirofenicia

Jesús y la madre sirofenicia

Una mujer pagana, de una región enemiga al pueblo judío se entera de que Jesús está alojado cerca. Acude a pedirle algo, no para ella, si no para su hija, está poseída por un demonio y nada puede curarla. La madre tiene fe en Jesús, fe ciega.
Jesús es judío y tiene clara conciencia de que su Padre le ha enviado al pueblo de las promesas, al pueblo de Israel. Utilizando el despectivo calificativo que utilizaban sus contemporáneos para con los paganos llama a la mujer ‘perro’, no digna de recibir el don de Dios. Ella no se amedrenta y suplica las migajas de su amor.
La fe y la insistencia de esta mujer desarmaron a Jesús, arrancándole el milagro que curó a su hija. Jesús mismo se ve interpelado por el ‘diferente’, el que no entra en los esquemas propios, por muy santos que sean estos esquemas.

Estamos rodeados de ‘diferentes’: musulmanes, africanos, gitanos, mendigos, gente de otra ideología política, no creyentes, anticlericales… ¿Cómo me sitúo ante el ‘diferente’?

Señor, concédeme la gracia de reconocerte en el que no es ni piensa como yo. Que no me atreva a encasillarte en mis propios esquemas de lo que Tú eres y quieres.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , ,

El amor universal de Dios

Cristianismo, Meditación 4 Comentarios »
39826 visitas

Aquel que me eligió desde el vientre de mi madre y me llamó por su amor bondadoso, me reveló quién es su Hijo, para que lo anunciase entre los gentiles.

Pablo de Tarso (Gal 1, 15-16)

san-pabloSaulo percibía el mundo como dividido en dos, por un lado los que pertenecían al pueblo escogido por Dios, los judíos y lpor otro os que no. Conocía bien a Jesús, sus seguidores eran herejes. Los perseguía, asediaba, daba caza, castigo y a veces muerte. Su conversión no consistió en recibir la fe en Dios, ya era un gran creyente, si no en la de recibir la fe en que Jesucristo es el Hijo de Dios. Desde entonces Pablo ya no volvió a hacer acepción de personas, todos estaban llamados a la fe en Jesús, judíos y gentiles.

Hoy muchos católicos seguimos percibiendo el mundo como dividido en dos, los que son de nuestra estirpe, iglesia, tradición, cultura católica y los que no. Son una amenaza los ateos, los musulmanes, los protestantes, los divorciados y vueltos a casar, los testigos de Jehová, los homosexuales… afilamos nuestros argumentos y les damos caza a nuestra manera. ¿Hasta cuando seguiremos agarrados a la antigua Ley? La nueva Ley, la de la libertad derriba las fronteras, nos descubre la imagen de un Dios que ama a todos sin hacer acepción de personas.

Señor, derriba nuestros sólidos argumentos punzantes con la fuerza de tu misericordia, que como a Pablo nos cautive la fuerza de tu amor universal y lo prediquemos a todas las personas con palabras y con obras. Amén



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , ,

Señor, perdóname

Cristianismo, Meditación 31 Comentarios »
44358 visitas

Conozco tu conducta; tienes nombre como de quien vive, pero estás muerto. Ponte en vela, reanima lo que te queda y está a punto de morir. Pues no he encontrado tus obras llenas a los ojos de mi Dios. Acuérdate, por tanto, de cómo recibiste y oíste mi Palabra: guárdala y arrepiéntete. Porque, si no estás en vela, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

Ap 3, 1-3



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Dios mío, ayúdame

Oración 11.306 Comentarios »
78473 visitas

Dios mío, ayúdame

Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y hasta tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado, pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor. Date cuenta, pues, de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a tu conducta primera.

Ap 2, 2-5



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Página 2 de 212