Orar es mirarTE y adorarTE hasta en lo más insignificante.

Cita, Cristianismo, Meditación 1 Comentario »
20895 visitas

Contemplándolos jugando alegremente en el agua. Entregados a su existencia sin más, simplemente disfrutando del momento, del sol, del agua fresca, de la amistad. Te contemplo también a Tí Señor, en el reflejo de la vida que brota por todas las partes, en tus creaturas humanas y animales, en el paisaje y en la arena que moja mis pies. Orar es mirarte y adorarte hasta en lo más insignificante. En todo está tu presencia. (Sejo, foros de Ágora Marianista)



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , ,

Hemos pasado millones de años sin saber pronunciar su nombre ni comprender qué era esa espera profunda que llevamos en el corazón. Eso se acabó.

Cristianismo, Meditación 1 Comentario »
52702 visitas

El Señor cuando nos hizo se construyó una casa en nuestro ser. Él la habita. Hemos pasado millones de años sin saber pronunciar su nombre ni comprender qué era esa espera profunda que llevamos en el corazón. Desde que Cristo vino hemos aprendido a invocar su nombre y sabemos que quienes lo pronuncian con fe ven escuchadas sus súplicas más sinceras y profundas.
La fe es recibir este mensaje con confianza: la espera que habita tu corazón, la presencia que da sentido a tu vida es Cristo mismo, nacido de María, muerto por nosotros en cruz y resucitado por su Padre al tercer día.

Señor

¿Conoces a Cristo? ¿Cómo callar el mayor y más grande mensaje que nunca haya podido escuchar la humanidad? Anúncialo



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Las bienaventuranzas no son ningún programa de vida

Cristianismo, Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Meditación 2 Comentarios »
25677 visitas

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y, tomando la palabra, les enseñaba diciendo: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

Mt 5,1-12

Una mala comprensión de las bienaventuranzas ha hecho que muchos predicadores las presenten como un programa de vida, dando a entender que la pobreza, el sufrimiento, la persecución… son cosas buenas. Para ello han espiritualizado los términos, haciendo un flaco favor a los pobres y a los que sufren, al evangelio, a Dios. Nada más lejos de la intención de los evangelistas, nada más lejos del mensaje de Jesús.

La pobreza, el llanto, la persecución no son nada deseable, no son cosas buenas de por sí, es más, destruyen la dignidad del hombre. Las bienaventuranzas son una declaración del compromiso que Dios ha tomado con los pobres, los perseguidos, los que lloran… para rescatarlos de esta situación. La vida y las palabras de Jesús nos muestran como Dios se ha puesto del lado de los hombres y mujeres a los que se les ha arrancado la dignidad. No se es bienaventurado por ser pobre, si no porque Dios ha tomado partido por el pobre.

En otras palabras, las bienaventuranzas no son los nuevos ‘mandamientos’ del pueblo cristiano, como algunos han querido ver en un Jesús que parecía ser presentado como un nuevo Moisés. El mensaje de Jesús es su persona misma entregada por los ‘perdidos, enfermos y alejados’, y no un manual de conducta.

Sin duda, comprender vitalmente esta presencia de Dios en mi vida, en mis pobrezas, sufrimientos, debilidades, alejamientos, me puede abrir a la respuesta de amor que Dios espera de un hijo. Jesús inaugura para nosotros una nueva forma de relación con Dios: la de hijos, y ya no más la de siervos. La primera responde al amor con amor, la segunda responde con sumisión al miedo.



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , ,

Bajo este cielo azul

Cristianismo, Meditación, Oración, Testimonio de vida 5 Comentarios »
37508 visitas

Querida Paca,
la semana pasada, llevado por el don de la amistad hasta tu casa, nos sentamos a charlar en tu terraza. Protegidos del frío por sus cristales miramos el cielo azul moteado por pequeñas nubes. A medida que el día se apagaba se encendía en nuestra conversación la luz interior del que es capaz de disipar toda tiniebla. Juntos, tu hermana, tus nietos, tú y yo compartíamos nuestra mirada de fe sobre las cosas.

De mi primer encuentro contigo guardo en mi corazón el testimonio de tu fe luminosa y tierna, acompañando a tu marido en el paso final. De este segundo encuentro me llevo la certeza de que el Señor te escucha por tu humildad y obra maravillas en ti. Ahora entiendo porque en tu casa me sentía como en la casa de María.

Gracias por la verdurita, las pechugas de pollo y ese rico postre totalmente original, gracias por invitarme a tu mesa, por permitirme compartir mi fe bajo ese cielo azul que tan bien se contempla desde tu terraza.

Son casi las siete de la tarde, miro a través de mi ventana el mismo cielo bajo el que nos movemos y existimos.

Señor, que cuantos contemplen este cielo, obra de tus manos, descubran tu inmensidad y el profundo amor que les tienes. Amén



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , , ,