Tan dulce, tan atento, tan sensible

Sin categoría Dejar un comentario

El sabía vibrar. Era un hombre sin doblez, con unos granes ojos claros que no sabían mentir. Si al primer vistazo se le creía rudo es porque nos devolvía inmediatamente, intuitivamente, nuestra propia rudeza con él, sin que esta pudiera afectarlo y ni siquiera tocarlo…

Guy Luisier, Los diarios del Hijo pródigo



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo






Leave a Reply

Nano Crespo
 
A %d blogueros les gusta esto: