Feliz el espíritu despegado de toda forma en el momento de la oración.

Beinaventurada la inteligencia que, en el momento de la oración, se hace inmaterial y totalmente desnuda”

Evagrio Póntico, La Filocalia de la oración de Jesús

Deja una respuesta