Colibrí

Y bajó Pzimlitec, el de los huesos verdes, al pie de la flor, y el que es Eterno lo transformó en colibrí, y entonces chupó la miel de la flor, de la flor de los nueve pétalos, hasta lo más adentro de ella. Y entonces tomó por esposa a la flor vacía, y salió el espíritu de la flor a vagar. Cuando se abrió el cáliz de esta flor, el Sol estaba dentro, y en medio de ella se leía su nombre. Y sucedió que suspiraron llenos de deseo los Trece dioses”

Chilam Balam de Chumayel

colibri

Deja una respuesta