Artritis reumatoide

El dolor pasa, la belleza permanece

A.Renoir

“Cuando se le hizo difícil sujetar la paleta en la mano, primero la sostenía entre las rodillas y el borde del caballete. Después, pidió que se la fijaran sobre uno de los brazos de la silla de ruedas”, agregan los reumatólogos. “Tampoco podía coger los pinceles, así que su mujer, su hijo o la modelo tenían que atárselos a las manos. “

 

Deja una respuesta