6 comentarios en «Ascenso y descenso del Collado del Infierno (Pirineos)»

  1. y lo que nos costo aquello eh Dani? al final merecio la pena, la prueba nos hizo crecer, tanto a los chavales como a nosotros. El granizo, las nubes, la hora, el habmbre…sin esa etapa el volante hubiera sido otra cosa, seguramente más fácil, xo no más gratificante y enriquecedora.

    ese equipo de monis se quedará grabado en mi retina. Gracias!

  2. La verdad, que recuerdos…

    Y es que cuando nos superamos muchas veces nos sorprendemos de lo que cada uno de nosotros somos capazes… Y en estas situaciones descubres que con lo mínimo se te habre un horizonte de posibilidades.

    Gracias por recordar aquel momento Dani. Yo tampoco lo olvidaré.

  3. Dentro de unas horas me voy a Madrid.Un e-mail me ha hexo llegar hasta aquí y h empezado a recordar…. quiero agradeceros a todos ese volante, a los xavales por apostar, por decir SI a Xaire y por las sonrisas a pesar de momentos duros como el Collado del infierno.
    Sin duda el volante unió mucho al grupo y eso me llena de alegría así espero que siga así.
    Estoy feliz, ser educador en la fe es un regalo, y doy gracias por haber estado al lado de los xavales viendo como crecen un poquito más y en compañía del Señor. Y por el grupo de monitores que juntos hacen que esto sea posible.

    “En verdad os digo que el “adiós” no existe…Si se dice entre dos que fueron uno, es una palabra sin sentido”

    En Xaire somos uno, así que no hay despedida, sólo encuentros.
    Aquí me tenéis para lo que necesitéis!

    Gracias a todos por este viaje, ha sido un placer.
    ¡Gracias Señor!

  4. Hola: Que emocion y que envidia presenciar esa aventura en los Pirineos. Me llamo Juan Iriarte, vivo en Guatemala, y soy periodista. Me gradue en la Universidad de Navarra en 1968. Casualmente ayer estuve presenciando, dentro de un evento de espiritualidad, dos peliculas sobre Bernardette Soubirus y Lourdes, y por supuesto sobre la Sma. Virgen, durante un evento en el Parque de la Industria de aqui de Guatemala. Mostraban los Pirineos , vistos dese el lado de Francia. Eso me recordo ayer que en 1964 estuvimos muy cerca de la cumbre de la Mesa de los Tres Reyes, subiendo desde los valles de Belabarce y Belagua, desde la poblacion de Isaba en Navarra. Una nube muy espesa nos cubrio, asi que bajamos como pudimos, caminando sobre un arroyo, algo helado. Y hoy me topo con esas vistas sobre vuestra excursion. Que envidia ( de la buena supongo)veros en esas cumbres. Que alegria. Que belleza. Cordialmente, Juan

Deja una respuesta