Bendice mi nariz

Bendice, Señor, mi nariz
para que sepa olfatear el rastro del bien
y busque los buenos perfumes
que surgen en la vida;
para que no caiga drogada, por absorber, atontada,
los olores que traen los vientos cambiantes de las modas.

Nariz

Deja una respuesta