El oficio de vivir

Meditación No hay comentarios »
15209 visitas

comic1.jpg

El oficio de vivir (las siete vidas del gato)
Fernando Cortés, Nando



Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello


Dialogar

Meditación No hay comentarios »
11683 visitas

Dialogar no es imponer, es sobre todo escuchar y, por eso, saber y entender lo que dice el otro. Dialogar es aceptar de entrada que el otro no haga lo que yo quiero: y que si logro convencerle habrá que llegar a un consenso hecho de mutuas renuncias.

De la Revista Cristianismo y Justicia

Artículo:Tormenta en un vaso de agua



Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello


Ser luz

Meditación, Oración 6 Comentarios »
39006 visitas

llama.jpg

El mundo de hoy, el hombre de hoy necesita luz, mucha luz blanca, que perfore el grueso manto de tinieblas que le ocultan la verdad y el bien.

La luz viene de Dios, pero viene a través de los hombres; cada uno de nosotros debe llegar a convertirse en algo así como en un reflector de Dios.

Reflectores que reciban y transmitan y, si es posible, refuercen, la luz recibida; reflectores que iluminen y orienten; reflectores que hagan sentirse más seguros a cuantos alcanzan su chorro luminoso.

Disipar tinieblas, transmitir luz, hermoso ideal. Es el ideal del mismo Jesús: “Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no camina en tinieblas” (Jn 8, 12).

Es la misión del cristiano: “Vosotros sois la luz del mundo“(Mt 5, 14). En medio de las tinieblas de la humanidad, el cristiano está llamado a encender su cerilla para que el hombre perdido encuentre la puerta de la salvación.

Los cinco minutos de Dios
Alfonso Milagro

Un poco de luz- Musical Spínola- mp3



Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello


[Cuento] Mecánica del alma

Meditación 1 Comentario »
13181 visitas

Se trata de un cuento que puedes descargar del apartado de oración de Ágora Marianista. Concretamente de la colección de cuentos varios 1-300 Desconozco quién es su autor

Dice así…

Una vez iba un hombre en su coche por una larga y muy solitaria carretera, cuando de pronto, su vehículo comenzó a detenerse hasta quedar estático. El hombre bajó, lo revisó, trató de averiguar qué era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar la avería de su coche, pues hacía muchos años que lo conducía; sin embargo, después de mucho rato se dio cuenta de que no encontraba el fallo del motor. cuneta

En ese momento apareció otro coche, del cual bajó un señor a ofrecerle ayuda. El dueño del primer vehículo dijo:
– Mira este es mi coche de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tú sin ser el dueño puedas o sepas hacer algo.
El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo:
– Está bien, haz el intento, pero no creo que puedas, pues se trata de mi coche.

mecánico El segundo hombre se puso manos a la obra y en pocos minutos encontró la avería y lo pudo arrancar. El primer hombre quedó atónito y preguntó:
– ¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI coche?

El segundo hombre contestó:

– Verás, mi nombre es Felix Wankel… Yo inventé el motor rotativo que usa tu auto.
Cuántas veces decimos: Esta es MI vida; Este es MI destino, esta es MI casa… Déjenme a mí,
Solo, yo puedo resolver el problema!. Al enfrentarnos a los problemas y a los días difíciles creemos que nadie nos podrá ayudar pues “esta es MI vida”.
wankel

Pero… ¿Quién hizo la vida? ¿Quién hizo el tiempo? ¿Quién creó la familia? Sólo aquel que es el autor de la vida y el amor, puede ayudarte cuando te quedes tirado en la carretera de la vida.



Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín


Le haces falta

Arte, Meditación No hay comentarios »
13948 visitas
Reuiem por un sueño
Trailer en inglés
A raíz de una película que vi ayer, “Réquiem por un sueño”, bastante dura, se me ocurre alargar un poco más las dos últimas entradas, “Haces falta tú” y la de María “Hace falta uno” En ambos casos es “el mundo” en general el que necesita a cada uno de nosotros para avanzar, pero fijándonos ahora en una escala más concreta, es en mi alrededor más directo, donde hago falta. Muchas veces lo único que necesitan los que nos rodean es no estar solos.

Por eso doy gracias por todos los que me rodean, que destruyen el infierno de mi soledad.

Así habla Joseph Ratzinger en su libro Introducción al Cristianismo, cuando está explicando la parte del credo de “descendió a los infiernos”:

“[…] El auténtico miedo del hombre que no puede vencerse mediante la razón, sino mediante la presencia de una persona que lo ama. […] Si se diese una soledad en la que al hombre no se le pudiese dirigir la palabra; si se diese un abandono tan grande que ningún tú pudieses entrar en contacto con él, tendríamos la propia y total soledad, el miedo, lo que el teólogo llama infierno.”

Está hablando de la soledad tras la muerte, y cómo Jesús acabó con ella, sin embargo sin llegar al extremo de la muerte, podemos decir que hay mucha gente que vive en el infierno de su soledad y que sólo necesita a alguien con quien estar para no sentirse solo. Está en nuestra mano acabar con ese pequeño infierno de mucha gente.

Volviendo a la geometría.
Un vértice o punto sólo, no hace nada, se pierde en su soledad, dos en cambio crean una línea o arista y tres o más pueden construir cosas más complejas cuando se unen

geometría

“Cuando dos o más por mí os reunáis, allí estaré yo”



Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín


Hace falta uno

Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Meditación 2 Comentarios »
14667 visitas

Siguiendo con el tema anterior de Sergio, Haces falta tú, recordaba que hace unos años en un encuentro de jóvenes en Málaga, con el lema: “Hace falta uno”, montamos un vídeo con este mensaje.

Como decía Sergio, cada uno de nosotros podemos ser puntos que formamos el mundo, y por tanto, cada uno de nosotros tiene una misión que nadie va a realizar por nosotros. Hay cosas que sólo van a depender de tí, tú eres importante, y Dios confía en tí.

” En la calle vi una niña tiritando de frío,
me enojé y grite a Dios:
¿Por qué permites estas cosas?
¿Por qué no haces nada para solucionarlo?

Durante un rato, Dios guardó silencio,
pero aquella noche me contestó:

Ciertamente he hecho algo, TE HE HECHO A TÍ.”



Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello


Haces falta tú

Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Meditación 7 Comentarios »
15467 visitas
Chami con malla superpuesta
El chami por ejemplo tiene 69.088 caras.
Al crear modelos virtuales como ahora el Chami, se emplean programas informáticos que por medio de entidades simples como son triángulos o rectángulos, representan todo tipo de superficies complejas. Se trata en parte de la aplicación del cálculo por elementos finitos para la interpolación de curvas basado en la repetición de elementos fácilmente calculables. De esta forma en un programa de modelado en 3 dimensiones, se trabaja con nubes de puntos unidos por caras (triángulos)

Cada cara la forman 3 puntos y cada punto puede participar de muchas caras, si falta un solo punto, desaparecen tantas caras como el número de puntos a los que estaba conectado el que falta, dejando un agujero en la malla común.

muestra de caras y puntos en una malla

Si pensamos que el que hizo el mundo también se valió de elementos simples (nosotros) para crear algo complejo quizá deberíamos plantearnos qué somos todos imprescindibles en esta “malla”.
mundo sano mundo con agujeros
Piensa que eres un punto en el mundo tan insignificante como imprescindible.
Haces falta tú para dar la cara por el mundo
[Escuchar canción de Harijans]
Si el mundo tiene agujeros, es por todas las caras que le faltan



Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín


Gracias

Arte, Meditación 2 Comentarios »
14943 visitas

Navegando por los foros de Ágora Marianista, llego a uno con este título: La oración es también dar Gracias, y una cita que me gusta:

Decir gracias es decir al otro: “me acabas de revelar que soy importante para tí, aunque sea en esto tan concreto y pequeño”. Detrás de la palabra gracias se intuye amor, no en abstracto sino en pequeños momentos de la historia. Instantes mágicos que posiblemente, algunos de ellos no olvidaremos jamás.

GARCIA-MONGE, J.A. Treinta palabras para la madurez

Del latín gratia, a veces puede ser una palabra algo viciada, sin embargo, este simple vocablo alberga un valor mucho mayor del que aparenta.

Porque decir Gracias no supone ningún gran esfuerzo, y sin embargo, puede tener una gran importancia para el que la recibe. Un simple detalle es ya un agradecimiento. Y ser agradecido también es un don de Dios y algo que deberíamos cultivar con más frecuencia.

Gracias por estar ahí.
Gracias- Brotes de Olivo- mp3



Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello


Libertad

Meditación No hay comentarios »
13939 visitas

comillas.gifLa libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

Miguel de Cervantes Saavedra (1547- 1616) Escritor español



Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello


Echad las redes

Meditación 8 Comentarios »
16539 visitas

Hoy la lectura del Evangelio (Lucas 5:1-11) es aquella en Jesús le pide a Pedro que reme mar adentro y eche las redes cuando habían pasado toda la noche sin pescar nada. Pedro se fía y… Hace unas semanas escribí una recreación literaria de este evangelio. La comparto con vosotr@s.

Echad-las-redes.jpg

Hace mucho tiempo, en aquella era en la que todavía no se conocían los confines de la Tierra, aquel tiempo en el que el Dios vivo mostró su rostro a los hombres, ocurrió un hecho insólito a orillas de un lago, el lago Genesaret, en la tierra de Israel. Aquella mañana un grupo de hombres llegaban en sus barcas a la orilla del lago. Habían pasado toda la noche pescando. Simón, el patrón del grupo, era pescador desde niño y tenía la experiencia de sus antepasados y la de su propia vida. Él, bien sabía que el mejor momento para pescar era la noche. Pero aquel día su experiencia de nada le sirvió, no pescaron un solo pez. Parecía como si alguien hubiera vaciado el lago entero de seres vivos. Desde lejos veían la orilla llena de gente. Remaron aprisa y al llegar se sorprendieron de ver a un hombre que con su palabra aglutinaba a todas aquellas personas. Simón intentó escucharle, pero no se le oía debido al tumulto. Recordó que el día anterior su suegra le había hablado de un tal Jesús, un joven de Nazaret, un carpintero que, según decían los que le habían visto y oído, superaba con sus enseñanzas y autoridad a la de los fariseos y sumos sacerdotes. Con sus manos sanaba, con su doctrina devolvía la paz al corazón. Simón estaba sano, no necesitaba curanderos, pero su corazón andaba inquieto, triste. Su vida le impedía cumplir con los estrictos reglamentos de la ley judía, y se sentía aplastado por el peso de la culpa. Pensó en la paz del corazón, y en que tenía que remontarse hasta su infancia para recordar lo que era sentirla. ¿Será éste Jesús de Nazaret?, pensó, y subiendo al mástil de su barca intento verle mejor. Jesús al ver su interés se abrió paso entre la muchedumbre y le dijo gritando:
– ¡Amigo! Deja que suba a tu barca, desde ella podré dirigirme mejor a las gentes.

A Simón le dio un vuelco el corazón. ¿Cómo puede ser que se haya fijado en mí?, si este hombre fuera el santo que dicen sabría que yo soy un pecador y que no debe acercarse a mí. O no es tan santo como su fama proclama o no le importa que yo sea pecador. Pero eso no puede ser, los fariseos lo dicen bien claro, «quien a pecador se acerca en pecado termina».

Enseguida acercó su barca a la orilla y extendió su mano para ayudar a Jesús a subir. Se presentaron. Jesús le estrechó la mano fuertemente. Simón no salía de su asombro. Decenas de ojos estaban clavados en aquella escena. Finalmente Jesús se puso en pie y comenzó a enseñar a las gentes. Simón escuchaba cada palabra como si del mismísimo Moisés se tratara. Hablaba con claridad y su discurso no contenía las extrañas palabras que los fariseos solían utilizar y él no alcanzaba a entender. Hablaba de los misterios del Reino de Dios utilizando ejemplos que Simón y las demás gentes entendían con claridad: el Reino de Dios es como una semilla de mostaza…, el Reino de Dios se parece a aquel hombre que edificó su casa sobre arena…, el Reino de Dios se revela a los pequeños y sencillos… Simón y sus compañeros no le quitaban los ojos de encima. Jesús les explicó que el amor de Dios es como el amor de un padre con su hijo, y les contó la parábola de un mal hijo que no merecía perdón pero que su padre lo acogió sin pedirle explicaciones. Este es vuestro padre Dios. Simón se conmovió ante estas palabras. ¿Podría Dios perdonar su culpa? Y sintió que aquella historia había sido contada por él y para él. Y creyó.

Se hizo tarde. Llegó la hora de comer, Jesús despidió a las gentes y le pidió a Simón que remara mar adentro. Simón pensó que el maestro quería hablar a solas con ellos, pero una vez lejos de la orilla les pidió que echaran las redes. Si no se hubiera tratado de Jesús Simón le habría pegado un bufido que le hubiera arrojado al agua, pedirle a él, un experto pescador que echara las redes a pleno día y tras una noche entera sin pescar nada, era como reírse de él haciendo una broma de mal gusto. Sin embargo la mirada de Jesús clavada en los ojos de Simón frenaron su innata impulsividad. Se quedó clavado. La mente le decía que echar las redes era una tontería, una pérdida de tiempo, algo de lo que habría que arrepentirse después, causa de risa para otros pescadores, sin embargo su corazón que había creído en la Palabra de Jesús le decía que hiciera lo que le pedía. Con su bonachona sinceridad le expreso su dilema al Maestro:
– Maestro, hemos estado toda la noche bregando y no hemos pescado nada, pero en tu Palabra echaré las redes.

Movilizó a su gente y comenzaron a faenar. No lo vais a creer, pero aquel mediodía quedó grabado en el corazón de Simón hasta su muerte, al sacar las redes rebosaban de peces, y casi se rompían. Tuvieron que pedir ayuda a otras barcas para sacar la pesca. Al llegar a la orilla Simón se echó a los pies de Jesús, había creído y su fe había provocado la acción de Dios. ¿Cómo puede ser que Dios se haya fijado en mí, pecador y mal hijo? Vino a su mente la idea que una y otra vez había oído a los fariseos, había llegado el momento en que Dios le iba a castigar por sus culpas. Se atemorizó y le pidió a Jesús que se alejara de él. Jesús se agachó y le miró con ternura, Simón sintió como si Dios mismo le estuviera mirando con compasión y se supo perdonado y amado. Jesús le dijo:
-No temas. Desde ahora serás pescador de hombres.

Y desde aquella Simón supo que su vida estaría ligada a Jesús para siempre y sintió que volvía a nacer, y soñó con darlo todo por Él, y pensó en la revolución que supondría para tanta gente en su misma situación saber que Dios les amaba, y entendió las sencillas palabras de Jesús, serás pescador de hombres, sacando a los hombres del mal y la culpa con la red del perdón de Dios.

Rema mar adentro.mp3



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez


OXO Ojo por Ojo… El mundo se queda ciego

Cristianismo, Meditación, Sociedad 20 Comentarios »
16746 visitas

Estos días en que siguen en marcha muchas guerras y enfrentamientos, domésticas o mundiales, podemos preguntarnos, cómo empezaron y cómo acabarán.
Pongo a continuación un corto que realicé en 2004 para una asignatura de libre elección de Bellas Artes.

Pretende representar la espiral de violencia, que parte de algún hecho más o menos grave, en el vídeo sería un roce entre dos personas, y que no acaba hasta que están todos muertos.
Bajo la luz natural se ve que todos somos iguales, pero cuando cerramos los ojos a esa luz, el espectro se reduce al de la luz artificial de ideologías, partidos, grupos… que hacen que nos veamos distintos, opuestos y enfrentados. El vídeo termina mostrando el único camino para terminar con la espiral de violencia: renunciar al odio y a la venganza y en su lugar, perdonar y amar, volver a vernos como iguales y hermanos.

Hay muchos más detalles intencionados en el vídeo, pero eso lo dejo para que lo descubra cada uno



Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín


El egoísmo generalizado perjudica al equipo

Ciencia, Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Meditación 3 Comentarios »
16523 visitas

El egoísmo generalizado perjudica al equipo, todos pierden, se gana más pensando en el beneficio del otro, y no es una cuestión moral, las matemáticas prueban y demuestran

Cita extraída de un reportaje de Informe Semanal 26 / 08 / 06 a raíz de una convención de matemáticos, basada en la “Teoría del Equilibrio” del economista, premio Nóbel, Jhon Nash, del que se hizo la película “Una mente maravillosa”

Reportajes Informe Semanal
Equilibrio de Nash en la Wikipedia



Escrito por Sergio Miguel Martín Bio de  Sergio Miguel MartínEntradas escritas por Sergio Miguel Martín