Domingo de Ramos

Sin categoría No hay comentarios »
9532 visitas

¡Bendito el que viene en nombre del Señor!

Entre 1.500 y 2.000 inmigrantes esperan para saltar la valla de Melilla



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Taizé I

Sin categoría No hay comentarios »
9423 visitas

 “Lo que necesito verificar es que, por muy radical que sea el mal, este no será nunca tan profundo como la bondad. Y si la religión, las religiones, tienen un sentido, es el de liberar el fondo de bondad de los seres humanos, ir a su búsqueda, allí donde está totalmente enterrado. Ahora bien, aquí en Taizé veo irrupciones de bondad en la fraternidad entre los hermanos, en su hospitalidad tranquila, discreta, y en la oración,donde veo a miles de jóvenes que no tienen ni una articulación conceptual del bien y del mal, ni de Dios, ni de la gracia ni de Jesucristo, pero que tienen una inclinación, un movimiento fundamental hacia la bondad.”

800PX-~2



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Desierto II

Sin categoría No hay comentarios »
9566 visitas

“Pero no se trata del desierto físico con su arena y sus rocas. El desierto existe dondequiera que uno ora y escucha la Palabra de Dios en lo más profundo de su corazón. Es por esto que cada cual tiene que encontrar su “propio desierto”, ya sea en plena ciudad, en la cárcel, en el hospital o en los sufrimientos corrientes de la vida ordinaria.”

esto varia 032



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Platero y yo X

Sin categoría No hay comentarios »
12887 visitas

La llama

Acércate más, Platero. Ven… Aquí no hay que guardar etiquetas. El casero se siente feliz a tu lado, porque es de los tuyos. Allí, su perro, ya sabes que te quiere. Y yo, ¡no te digo nada, Platero!…! ¡Qué frío hará en el naranjal! Ya oyes a Raposo: “¡Dioj quiá que no je queme nesta noche muchaj naranja!”

¿No te gusta el fuego, Platero? No creo que mujer desnuda alguna pueda poner su cuerpo con la llamarada. ¿Qué cabellera suelta, que brazos, qué piernas resistirían la comparación con estas desnudeces ígneas? Tal vez no tenga la Naturaleza muestra mejor que el fuego. La casa está cerrada y la noche fuera y sola; y, sin embargo, ¡cuánto más cerca que el campo mismo estamos, Platero, de la Naturaleza, en esta ventana abierta al antro plutónico! El fuego es el universo dentro de casa. Colorado e interminable, como la sangre de una herida del cuerpo, nos calienta y nos da hierro, con todas las memorias de la sangre.

Platero, ¡qué hermoso es el fuego! Mira cómo Alí, casi quemándose en él, lo contempla con sus vivos ojos abiertos. ¡Qué alegría! Estamos envueltos en danzas de oro y danzas de sombras. La casa toda baila, y se achica y se agiganta en juego fácil, como los rusos. Todas las formas surgen de él, en infinito encanto: ramas y pájaros, el león y el agua, el monte y la rosa. Mira: nosotros mismos, sin quererlo, bailamos en la pared, en el suelo, en el techo.

¡Qué locura, qué embriaguez, qué gloria! El mismo amor parece muerte aquí, Platero.



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo

Etiquetas:

Desierto I

Sin categoría 1 Comentario »
9607 visitas

“Es por esto que, hoy más que nunca, la persona necesita ir al desierto, es decir, “hacer silencio en su interior”, para descubrir la tremenda paradoja de que, en esta “soledad callada”, se encuentra una Presencia-Comunión, que genera una maravillosa fertilidad, fruto del impulso creador del Amor”

Duna2



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


La fuente

Sin categoría No hay comentarios »
9085 visitas

Conque si Dios es nuestro refugio, y se halla en el cielo y sobre los cielos, es hacia allí hacia donde hay que huir, donde está la paz, donde nos aguarda el descanso de nuestros afanes, y la saciedad de un gran sábado, como dijo Moisés: El descanso de la tierra os servirá de alimento. Pues la saciedad, el placer y el sosiego están en descansar en Dios y contemplar su felicidad. Huyamos, pues, como los ciervos hacia las fuentes de las aguas; que sienta sed nuestra alma como la sentía David. ¿Cuál es aquella fuente? Óyele decir: en ti está la fuente viva. Y que mi alma diga a esta fuente: ¿Cuándo entraré a ver el rostro de Dios? Pues Dios es esa fuente.

San Ambrosio

valfermoso 064



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Corazón y Tesoro

Sin categoría No hay comentarios »
9192 visitas

Donde está el corazón del hombre allí está también su tesoro; pues el Señor no suele negar la dádiva buena a los que se la han pedido. Y ya que el Señor es bueno, y mucho más bueno todavía para con los que le son fieles, abracémonos a él, estemos de su parte con toda nuestra alma, con todo el corazón, con todo el empuje de que seamos capaces, para que permanezcamos en su luz, contemplemos su gloria y disfrutemos de la gracia del deleite sobrenatural. Elevemos, por tanto, nuestros espíritus hasta el Sumo bien, estemos en él y vivamos en él, unámonos a él, ya que su ser supera toda inteligencia y todo conocimiento, y goza de paz y tranquilidad perpetuas, una paz que supera también toda inteligencia y toda percepción.
San Ambrosio
anunciacion



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Hijo pródigo

Sin categoría No hay comentarios »
9256 visitas

Se le echó al cuello y se puso a besarlo

 



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Platero y yo IX

Sin categoría No hay comentarios »
12697 visitas

Gorriones

 La mañana de Santiago está nublada de blanco y gris, como guardada en algodón. Todos se han ido a misa. Nos hemos quedado en el jardín los gorriones, Platero y yo.

¡Los gorriones! Bajo las redondas nubes, que, aveces, llueven unas gotas finas, ¡cómo entran y salen en la enredadera, cómo chillan, cómo se cogen de los picos! Este cae sobre una rama, se va y la deja temblando; el otro se bebe un poquito de cielo en un charquillo del brocal del pozo; aquél ha saltado al tejadillo del alpende, lleno de flores casi secas, que el día pardo aviva.

¡Benditos pájaros, sin fiesta fija! Con la libre monotonía de lo nativo, de lo verdadero, nada, a no ser una dicha vaga, les dicen a ellos las campanas. Contentos, sin fatales obligaciones, sin esos olimpos ni esos avernos que extasían o que amedrentan a los pobres hombres esclavos, sin más moral que la suya ni más Dios que lo azul, son mis hermanos, mis dulces hermanos.

Viajan sin dinero y sin maletas: mudan de casa cuando se les antoja; presumen un arroyo, presienten una fronda, y solo tienen que abrir sus alas para conseguir la felicidad; no saben de lunes ni de sábados; se bañan en todas partes, a cada momento; aman el amor sin nombre, la amada universal.

Y cuando las gentes ¡las pobres gentes!, se van a misa los domingos, cerrando las puertas, ellos, en un alegre ejemplo de amor sin rito, se vienen de pronto, con su algarabía fresca y jovial, al jardín de las casas cerradas, en las que algún poeta, que ya conocen bien, y algún burrillo tierno—¿te juntas conmigo?—los contemplan fraternales.

 



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo

Etiquetas:

Canon II

Sin categoría No hay comentarios »
9292 visitas

Tu fidelidad es grande,
Tu fidelidad incomparable es,
nadie como tú, ¡Bendito Dios!,
grande es tu fidelidad.



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Canon I

Sin categoría No hay comentarios »
9485 visitas

Se mi luz, enciende mi noche,  mi noche, se mi noche.



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Oración de verdad

Sin categoría 1 Comentario »
9460 visitas

La oración es la luz del alma, el verdadero conocimiento de Dios, la mediadora entre Dios y los hombres. Hace que el alma se eleve hasta el cielo, que abrace a Dios con inefables abrazos apeteciendo, igual que el niño que llora y llama a su madre, la divina leche: expone sus propios deseos y recibe dones mejores que toda la naturaleza visible.

Pues la oración se presenta ante Dios como venerable intermediaria, ensancha el alma y tranquiliza su afectividad. Y me estoy refiriendo a la oración de verdad, no a las simples palabras. La oración es un deseo de Dios, una inefable piedad, no otorgada por los hombres, sino concedida por la gracia divina, de la que también dice el Apóstol: Nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables.

San Juan Crisóstomo



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo