Oración II

La oración no es otra cosa que la unión con Dios. Todo aquel que tiene el corazón puro y unido a Dios experimenta en sí mismo como una suavidad y dulzura que embriaga, se siente como rodeado de una luz admirable. En esta íntima unión, Dios y el alma son como dos trozos de cera fundidos en uno solo, que ya nadie puede separar. Es algo muy hermoso esta unión de Dios con su pobre criatura; es una felicidad que supera nuestra comprensión.

Cura de Ars

04.09

Dulce Nombre de María

María nos muestra el camino de la auténtica vida cristiana. Siguiendo su ejemplo de fe, de pobreza evangélica y de disponibilidad al Señor esperamos reflejar en torno nuestro la cordialidad con que María acogió a Dios y a los hombres. Como Ella queremos comprometernos plenamente con las exigencias del misterio de  nuestra vocación.

Regla de vida de la Compañía de María, n.10

05.03

Necesitar a Jesús

Nosotros, por tanto, enfermos, necesitamos del Salvador; extraviados, necesitamos quien nos guíe; ciegos, necesitamos quien nos ilumine; sedientos, necesitamos de la fuente de la vida: esa de la que quienes beben, nunca más tendrán sed (cf. Jn 4,14); muertos, necesitamos de la vida; rebaño, necesitamos pastor; niños, necesitamos pedagogo; y toda la humanidad necesita a Jesús…

San Clemente de Alejandría

04.08

Oración de Jesús III

El hermano Carlos pregunta a Jesús cómo era su oración, y El responde:

…también un grito de perdón, acto de contrición en nombre del mundo entero, dolor por ver a Dios ofendido; una petición, petición de la gloria de Dios, que Dios sea glorificado en todas partes por todas sus criaturas, que su reino venga”

Beato Charles de Foucauld

foucault_soldat

Oración de Jesús

El hermano Carlos pregunta a Jesús cómo era su oración, y El responde:

era en primer lugar y sobre todo adoración, es decir, contemplación, admiración muda que es el más elocuente de los lenguajes: tibi silentium laus (para ti el silencio es alabanza) , esa admiración muda que esconde la más apasionada de las declaraciones de amor, una oración continua puesto que orar significa estar con Dios”

Beato Charles de Foucauld

FrChasTomb