Belleza honda

La Belleza es la dimensión del saber más hondo, en el que sentir es saber y saber tiene forma de sentir. En realidad, nosotros no funcionamos en la vida principalmente con sentencias lógicas ni a golpe de emociones, sino que tenemos un lugar donde se integran de forma compacta todas nuestras percepciones, experiencias, aprendizajes, ideas, consejos, poesía, reglas sociales, pero también sueños, las confianzas, las voces hondas de nuestra infancia, los anhelos, los deseos que no somos capaces de nombrar, miedos, los misterios…

Fernando Vidal

sed de belleza

El bien es una dimensión grandiosa de la vida y muchas veces tratamos de vivir épicamente: lograr grandes cambios, salvar personas, incorporarnos a las grandes causas y transformaciones. La verdad es otra gran dimensión de nuestra vida: quién soy, qué es la vida, qué pienso, ser capaces de decirnos quién es tal o cuál persona para mí, transmitir, comunicar… En medio del bien y la verdad, la belleza a veces va de sus manos como una hermana pequeña. Casi parece prescindible o una ilustración en los lados de la página de la vida, como la banda sonora que acompaña la vida. Sin embargo, para vivir de verdad bien es esencial la belleza. La belleza no es algo del orden de la expresión, sino del conocimiento. La sed de belleza nos lleva a subir a la cumbre de cada cosa.

Fernando Vidal

 

Viajes

Añoro otra manera de viajar, que es lo mismo que decir otra manera de vivir: con más consciencia; con más construcción del propio deseo, en vez de dejarnos comer el coco por las modas; con más control sobre nuestros actos. El parón del confinamiento me ha permitido ver que llevábamos años corriendo locamente de acá para allá como gallinas descabezadas. Ojalá los nuevos viajes, ( y el nuevo mundo) sean más lentos, más deliberados, más verdaderos.

Rosa Montero

 

Antes, durante, después

A todos éstos aprovechados les trae sin cuidado la salud y la vida de sus semejantes. En la desdicha solo han visto una buena oportunidad para seguir cada cual en sus objetivos o su obsesión, y afianzarlos. Devorar como termitas en medio de una calamidad no deja de ser una forma de envilecimiento. Y si nada ha cambiado durante, no veo por qué habrá de cambiar después.

Javier Marías,  El PAIS SEMANAL, 31 de mayo 2020

Orar y contemplar desde el asombro

Acabo de publicar mi primer poemario, con este título. Son 99 poemas de amor.

Si alguno está interesado puede encontrarlo en una librería religiosa, o pedirlo en su librería habitual ( demos vida a las librerías de barrio, tan necesarias para la cultura), en la página de la editorial PPC

https://www.ppc-editorial.com/libro/orar-y-contemplar-desde-el-asombro

o, con un poco de suerte, en Amazon.

Más allá del contenido, es un libro de una edición bellísima en su sencillez, con unas maravillosas ilustraciones. Un  verdadero libro regalo.