luz

Sin categoría No hay comentarios »

su luz se difunde a través de mi obscuridad

Dolores Aleixandre

 



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


ÚNICO ARTE

Sin categoría No hay comentarios »

 

El arte de perder no tiene misterio;
tantas cosas portan consigo la simiente
de su pérdida, que perderlas no es nada serio.

Pierde algo cada día. Acepta la angustia
de las llaves perdidas, la hora gastada en vano.
El arte de perder se domina fácilmente.

Elizabeth Bishop


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Mirada de amor

Sin categoría No hay comentarios »

“Ojalá pudiera mirarte (y mirar el mundo) como tú me miras, cuando nadie mira”-

BS


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Feliz Navidad

Sin categoría No hay comentarios »

 

No te cierres a tu propia carne (Is 58)

Tu Palabra se hace carne.
Carne de la humanidad.
Carne iluminada.
Dios encarnado.
Carne en la periferia existencial.
Carne lacerada.
Carne renacida.
Carne adorada.

Tu carne, Dios mío.
me renueva
me transfigura.
LLenas el hueco de mi corazón.
Plenitud de vacíos.

En tu cuerpo respiro.
Me alimentas.
A tu sabor reposo.
El rostro reclinado
sobre tus dulce brazos tan amados.
Me acunas en ti. Te acuno en mí.
Canto tu nana.

Humanidad desnuda.
Se abre la tierra, Ecce Homo.
Humanidad vulnerada, despojada,
desguarnecida, en el abismo.
Humanidad perdida, que camina hacia ti.
Sin saberlo.
Aquí te adoro.

Te deseo una feliz encarnación estas fiestas y en 2019


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Tu luz

Sin categoría No hay comentarios »

Sumergido en tu busca/ en esa zona de luz que habitas/dentro de mi

Vicente Echerri

 


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


El don

Sin categoría No hay comentarios »

Todo lo que es valioso en mí, sin excepción, viene de fuera de mí, no como un don, sino como un préstamo que debe ser renovado sin pausa.

Simone Weil


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Entre Dioses y hombres

Sin categoría No hay comentarios »

Alzo la mano y palpo las estrellas

Li Bai


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


te amaré

Sin categoría No hay comentarios »

Renaceré yo piedra,
y aún te amaré.

Renaceré yo viento,
y aún te amaré.

Renaceré yo ola,
y aún te amaré.

Renaceré yo fuego,
y aún te amaré.

Renaceré yo hombre,
y aún te amaré.

JRJ


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Maestro interior

Sin categoría No hay comentarios »

Comprendo, y sé por experiencia, que el reino de Dios está dentro de nosotros. Jesús no tiene necesidad de libros ni de doctores para instruir a las almas; él, el doctor de los doctores, enseña sin ruido de palabras. Nunca le he oído hablar, pero sé que está dentro de mí. Me guía y me inspira a cada instante lo que debo decir o hacer. Descubro, justamente en el momento en que las necesito, luces que hasta entonces no había visto. Y la mayoría de las veces estas luces no se dan precisamente en la oración, sino más bien en medio de las ocupaciones del día.

Santa Teresa del Niño Jesús


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


el lugar

Sin categoría No hay comentarios »

Vivimos en  las ciudades, en los trabajos, en las familias. Pero el lugar en el que vivimos en realidad no es  un lugar. El lugar en el que vivimos verdaderamente no es aquel en el que pasamos los días, sino aquel en el que esperamos, sin saber lo que esperamos, es aquel en el que cantamos -sin comprender lo que nos hace cantar.

Christian Bobin, El bajísimo


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Soledad

Sin categoría No hay comentarios »

Hace poco conocí a Ada Salas, poeta y profesora excelente, que se lamentó de lo que le costaba conseguir que sus estudiantes aprendiesen a no temer la soledad. Soledad y aburrimiento, en la antípoda de una infancia hiperactiva, despiertan la creatividad, la reflexión y nos desensimisman desde el ensimismamiento absoluto… Silencio y soledad, como estados de introspección crítica contrapuestos al yo visceral que grita publicitariamente en las redes. La soledad permite acceder a ese espacio conflictivo entre ser humano y polis en el que nacen los relatos. Prepara la interacción y la ordena después.

Marta Sanz


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Vida en el espíritu

Sin categoría No hay comentarios »

En la vida hay momentos en los que se pone en juego la totalidad de la existencia y se toman decisiones que trascienden los datos del momento y de las que no se puede dar cuenta por solas razones intramundanas. Momentos en los que hemos sido mal tratados y en vez de defendernos nos hemos callado. Momentos en los que hemos dado un perdón que no sólo no se nos ha pagado, sino que ha sido acogido como lo más natural. Momentos en que hemos obedecido no por evitar líos, sino sólo por causa de ese Misterio silencioso que es Dios y su voluntad. Sacrificios que no nos proporcionaban gratitud, ni reconocimiento, ni siquiera satisfacción interior. La experiencia de la soledad total. Decisiones de las que seremos siempre responsables, que nacieron totalmente de lo más íntimo de nuestra conciencia, porque ya no había nadie que pudiera aconsejar o hacer un poco de luz o simplemente compartir la responsabilidad. ¿Hemos intentado amar a Dios, allí donde no nos sentíamos llevados por ninguna ola de entusiasmo, allí donde todo nos parecía vacío y sin sentido y donde sólo deseábamos desaparecer?, ¿Hemos intentado cumplir algún deber al que sólo experimentábamos como la pura negación de nosotros mismos, como una tontería radical que nadie habría de agradecernos?, ¿hemos sido buenos con personas en las que nuestra bondad no iba a tener ningún eco no ya de gratitud: sino de reconocimiento?

Si de toda esta cadena logramos extraer las auténticas experiencias que hicieron posible que todo eso ocurriera, entonces hemos hecho la experiencia del Espíritu Santo. La experiencia de que el Espíritu es algo más que un trozo de este mundo, la experiencia de que el sentido del hombre no se agota en la dicha de este mundo, la experiencia de una audacia confiada que no proviene de los éxitos de este mundo y, en una palabra, la experiencia de Dios, de la llamada de su Espíritu, que se hizo realidad para nosotros en la encarnación y muerte de Cristo.
Karl Rahner

 


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo