Platero y yo XII

Florecillas
A mi madre.

Cuando murió Mamá Teresa, me dice mi madre, agonizó con un delirio de flores. Por no sé qué asociación, Platero, con las estrellitas de colores de mi sueño de entonces, niño pequeñito, pienso, siempre que lo recuerdo, que las flores de su delirio fueron las verbenas, rosas, azules, moradas.

No veo a Mamá Teresa más que a través de los cristales de colores de la cancela del patio, por los que yo miraba azul o grana la luna y el Sol, inclinada tercamente sobre las macetas celestes o sobre los arrriates blancos. Y la imagen permanece sin volver la cara —porque yo no me acuerdo cómo era—, bajo el sol de la siesta de agosto o bajo las lluviosas tormentas de septiembre.

En su delirio dice mi madre que llamaba a no sé qué jardinero invisible, Platero. El que fuera, debió de llevársela por una vereda de flores, de verbenas, dulcemente. Por ese camino torna ella, en mi memoria, a mí, que la conservo a su gusto en mi sentir amable, aunque fuera del todo de mi corazón, como entre aquellas sedas finas que ella usaba, sembradas todas de flores pequeñitas, hermanas también de los heliotropos caídos del huerto y de las lucecillas fugaces de mis noches de niño.

Viaje de Ida

“Vivimos en la apoteosis de un narcisismo que se ha convertido en ideología. Lo más importante somos nosotros, nuestros descubrimientos, nuestros sentidos. Ida (la protagonista) no siente que ella sea el centro del universo. El mundo de hoy está lleno de ruido y yo quería que la película fuese como una huida a otro universo. Quería reflejar algo más simple con un lenguaje cinematográfico sencillo. No hay más información que la necesaria, todo es esencial. Es el viaje de Ida pero también es un viaje que yo necesito hacer.”

Pawel Pawlikowski, director de Ida

ida-pawel-pawlikowski-768x1024

Ermitaña

La vida es muy sencilla, te levantas, oración, desayuno, me pongo a trabajar de una manera u otra, si viene alguien atiendo, soy casa de todo el mundo, todo es tiempo de Dios.
No quiero orar, quiero ser oración.
La contemplación siempre. En casa tengo la ventana, es mi televisión, miro cómo va oscureciendo, y así va pasando, muy sencillamente…
Las personas son lo más importante que hay,las personas son presencia de Dios, también me gusta la naturaleza. Quiero ser evangelio vivo, quiero pero no llego… El que vaya trabajando, que vaya haciendo…

Esto dice la ermitaña Monserrat.
[youtube]http://youtu.be/NqihArBDIC8[/youtube]

 

Ver

Al haber vivido en ambientes muy secularizados, me había dado cuenta que muchas personas realmente no pueden “ver”. ¿Por qué algunos son capaces de percibir de modo natural una dimensión de profundidad en la vida, que le da sentido y la ilumina en medio de cualquier situación, mientras que para otras personas eso resulta totalmente irreal, ya que no está al alcance de los sentidos y del entendimiento? ¿Por qué unos ven y otros miran y no ven?
Kiun-An

economía china

Reconocimiento

Reconoce de dónde te viene que existas, que tengas vida, inteligencia y sabiduría, y, lo que está por encima de todo, que conozcas a Dios, tengas la esperanza del reino de los cielos y aguardes la contemplación de la gloria (ahora, por cierto, de forma enigmática y como en un espejo; pero después de manera más plena y pura); reconoce de dónde te viene que seas hijo de Dios, coheredero de Cristo, y, dicho con toda audacia, que seas, incluso, convertido en Dios. ¿De dónde y por obra de quién te vienen todas estas cosas?

Limitándonos a hallar en las realidades pequeñas que se hallan al alcance de nuestros ojos, ¿de quién procede el don y el beneficio de que puedas contemplar la belleza del cielo, el curso del sol, la órbita de la luna, la muchedumbre de los astros, y la armonía y el orden que resuenan en todas estas cosas, como en una lira?

¿Quién te ha dado las lluvias, la agricultura, los alimentos, las artes, las casas, las leyes, la sociedad, una vida grata y a nivel humano, así como la amistad y familiaridad con aquellos con quienes te une un verdadero parentesco?

¿A qué se debe que puedas disponer de los animales, en parte como animales domésticos y en parte como alimentos?

¿Quién te ha constituido dueño y señor de todas las cosas que hay en la tierra?

¿Quién ha otorgado al hombre, para no hablar de cada cosa una por una, todo aquello que le hace estar por encima de los demás seres vivientes?

San Gregorio Nacianceno

File:Ver macaque 2.jpg

Larva de Dermatobia Hominis

 

Platero y yo XI

El alba

 En las lentas madrugadas de invierno, cuando los gallos alertas ven las primeras rosas del alba y las saludan galantes, Platero, harto de dormir, rebuzna largamente. ¡Cuán dulce su lejano despertar, en la luz celeste que entra por las rendijas de la alcoba! Yo, deseoso también del día, pienso en el sol desde mi lecho mullido.

Y pienso en lo que habría sido del pobre Platero si en vez de caer en mis manos de poeta hubiese caído en las de uno de esos carboneros que van, todavía de noche, por la dura escarcha de los caminos solitarios, a robar los pinos de los montes, o en las de uno de esos gitanos astrosos que pintan los burros y les dan arsénico y les ponen alfileres en las orejas para que no se les caigan.

Platero rebuzna de nuevo. ¿Sabrá que pienso en él? ¿Qué me importa? En la ternura del amanecer, su recuerdo me es grato como el alba misma. Y, gracias a Dios, él tiene una cuadra tibia y blanda como una cuna, amable como mi pensamiento.

Abrir los ojos

En efecto, ven a Dios los que son capaces de mirarlo, porque tienen abiertos los ojos del espíritu. Porque todo el mundo tiene ojos, algunos los tienen oscurecidos y no ven la luz del sol. Y no porque los ciegos no vean ha de decirse que el sol ha dejado de lucir, sino que esto hay que atribuírselo a sí mismos y a sus propios ojos. De la misma manera, tienes tú los ojos de tu alma oscurecidos a causa de tus pecados y malas acciones.

San Teófilo de Antioquía

Fotos del cielo