Mary´s Land-Tierra de María ¿y si fuera verdad?

El otro día pude verla con unos amigos y realmente la recomiendo. Es muy interesante presentar al mundo otra realidad que está aconteciendo junto con las crisis las catástrofes y las desviaciones de todo tipo. No hay que darle la palabra solo a lo corrupto.

Creo que es muy interesante la forma de exponer el tema y el planteamiento de “y si fuera cierto ¿qué haría yo?” en este momento en que buscamos algo en lo que creer. El estilo de J.M. Cotelo una vez más engancha y te mete en el documental/película de manera amena y original.

Aun así hay cosas que se me han quedado bastante flojas. Poniéndonos finos podrían sacar más pero me quedo solo en las dos más gordas para mi gusto:

  • Da la sensación de que Jesús es un intento fallido de Dios y necesita de María para arreglar las cosas. Por querer centrarse en María y mostrar a Dios como un padre extremadamente amoroso, al final da una imagen de criatura a la que todos manipulan y le dicen lo que tiene que hacer y justo la parte de Jesús parece eso, que es un fracaso del mismo Dios que baja a la tierra y no le hacen caso. Solo se menciona la resurrección una vez y de boca de la jefa del detective. En ningún caso aparece en los testimonios.
  • La otra pega es el centrar la fe solo en María, que sería comprensible porque es la parcela que elige la película para hablar de Dios, pero sobre todo en centrarla en Medjugorje. También es en parte comprensible porque busca la actualidad y la espectacularidad, pero me deja la sensación de que lo que se anuncia al final es la peregrinación a Medjugorje y no tanto a Dios. Parece que ya no hace falta tener fe en el día a día, con peregrinar a un lugar se resuelve nuestra falta de fe a base de milagros.

Con todo, creo que es una película muy interesante y merece la pena verla, pero sobre todo escuchar todo lo que se dice y ver cómo resuena en nuestra vida el testimonio de fe de otras personas reales y vivas en el siglo XXI.

453505537_640

Sorpresa en el cine español: «Mary´s Land-Tierra de María» es un éxito de taquilla y rentabilidad Realmente hacía tiempo que no veía a tanta gente en una sala de cine. Estoy acostumbrado a ver salas vacías en películas “taquilleras” y la sala no estaba llena por supuesto, pero sí había mucha más gente que de costumbre.

¿Qué buscas?¿Dónde?

El monje calla y sonríe significativamente, mientras señala con el dedo a mis pies. Miro al suelo intrigado y luego me quedo mirándole interrogativamente.

“Cuando nos preguntan dónde está el Buda, respondemos: Aquí. La gente mira en torno y ve muchas estatuas de Buda en el templo. Siguen preguntando: ¿Cuál de ellas es el Buda auténtico? Y entonces señalamos a sus pies: El que está donde tú pisas, el que late donde tu corazón late, tan cerca de ti como tu mismo corazón y tan lejos como lo olvidado que tienes su latido“.

“Claro, y por eso nos pasamos la vida buscándole”

“Y sin reconocer que nos ha hallado él primero, porque es la Vida que nos vive”.

Se aleja despacio en silencio el monje. Contemplo el reflejo del sol de otoño a través de los arces sobre su kimono. Respirando su aura, su imagen se me transforma como en ensueño y me veo caminando junto al Jordán a unos pasos del enigmático buscador de Galilea, pescador de buscadores que pesquen personas vivas para la vida (Lc 5, 10) diciéndonos: “¿Qué buscáis?” (Jn 1, 38).
Del Blog de Juan Masiá

…ni cansa ni se cansa

Me canso cuando sólo pienso en mí, cuando me encierro en mi pequeño mundo y doy cancha a mi mente embarullada por mil pensamientos caóticos que despiertan miedos ancestrales en mi corazón. Entonces, la llama del Amor puede parecer apagarse, las cosas se hacen sin gusto, sin sonrisa en el rostro, como un autómata. Pero… una ligera brisa puede avivar el fuego del Amor y, entonces, renacen las sonrisas, los abrazos, la energía interior, el gozo de vivir.

 Quien vive arraigado en el Amor no cansa: no habla sólo de sí mismo/a sino que sabe hacer espacio a las vidas de los demás, no dice como primera palabra “no” cuando de echar una mano se trata. Quien vive  arraigado en el Amor es un poco niño/a y aún se deja sorprender cada día por las mil sorpresas de la vida. El alma que anda en amor no cansa a nadie, descansa a todos porque sabe tener el gesto y la palabras oportunas, y sabe callar también. El alma que anda en amor no cansa sino que parece que, estando a su aldo, se descubren nuevos perfiles a los acontecimientos.

 El alma que anda en amor no se cansa. Se da, se entrega sin miedos porque se sabe toda entera amada, salvada, protegida, perteneciente a un Amor que no tiene fin. El alma que anda en amor se sabe parte del Todo, minúscula criatura infinita y locamente amada.

 Me autodiagnostico carencia de amor del bueno. Buscaré las pastillas adecuadas: “olvido de lo creado, memoria del Creador, atención a lo interior, estarse amanado al Amado” (también es de San Juan de la Cruz) y si a tanto no llego, pegarme a las personas que así aman y aprender de ellas…¡me rodean tantos seres así… No perfectos, pero sí almas que andan en amor.”

aurora maña

Elena Andrés

El alma que anda en amor…

Así dice San Juan de la Cruz, que el alma que anda en amor ni cansa ni se cansa. 

 Me diagnostico a mí misma decaimiento en el amor cuando al puro cansancio normal de una jornada llena de idas y venidas le sumo la queja. Cuando se actúa desde el amor, cuando cada paso dado hunde sus raíces en el Amor, parece que a la vida le nacen alas y nada cansa tanto como para proferir queja alguna.

 Cuando, en cambio, en el corazón dejo que crezcan las malas hierbas de la inseguridad, de la falta de generosidad, de la no-empatía, del juicio… Entonces ¡hay qué ver cómo fluye la queja! Siempre hay más de una razón para quejarse, ya lo dice el refrán: Nunca llueve a gusto de todos.

 Es cuestión de Amor. El alma que anda en amor… y ¿qué es esto de “andar en amor”? Dejando de lado el amor blandengue de las películas y culebrones, el amor al que nos invita el místico es Dios mismo, Aquel que es Fuente de toda Vida. En el origen y en el final de la existencia se sitúa el Amor: creados por amor hacia el Amor nos dirigimos. Es el Amor quien nos mantiene vivos eternamente, es el Amor el soporte de toda existencia.

 Se trata del Amor paciente, servicial, sin envidia, ni engreído. Se trata del Amor que espera siempre y aguanta siempre, del Amor que no pasa nunca. Es este Amor el que está a la base de todo y es, únicamente EXPERIENCIA. Por más que teoricemos sobre el Amor, esas teorías son puras entelequias. El Gran Amor se nos da, nos desborda, nos toma por sorpresa y haciéndolo, nos aquieta, nos sana internamente, nos da la mirada del amor, de nuevo San Juan de la Cruz: el mirar de Dios es amar. Quien es amado mira la vida con amor, quien ama vaciándose es llenado y remecido por el Amor

Elena Andrés

roblelacasa 050

The runaway bunny

El conejito andarín es un cuento publicado en 1910, y que desde entonces no ha dejado de editarse. Parece que todos los niños de EEUU, antes de los tres años, lo han oído contar mil veces antes de acostarse.

En la excelente película “Amar la vida”, la maestra – un verdadero ángel custodio-de una profesora moribunda, la lee este cuento: “Ah, mira esto…Una pequeña alegoría del alma. Donde quiera que se esconda, Dios la encontrará…Wonderful. Time to go”

“Es hora de partir….”

Y es que si no nos hacemos como niños no entraremos en el reino de los cielos.

Para l*s que tengáis menos paciencia, la escena del cuento está a partir del minuto 3:50. Aunque toda la secuencia no tiene desperdicio, y es una joya del cine espiritual.