Claustro de Dios

Sin categoría Dejar un comentario

Como el silencio del mundo al alba
cuando se escucha el despertar de la luz,
o como el bosque totalmente a la escucha
del ruiseñor que canta a la noche:
así también nosotros hacemos silencio:
sentidos y pensamientos aplacados, en silencio,
sea el corazón el claustro de Dios,
donde el Espíritu ora por nosotros.

David Maria Turoldo



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo






Leave a Reply

Nano Crespo
 
A %d blogueros les gusta esto: