De libros: vacaciones poéticas. Frederick III

Entonces se acordaron de lo que Frederick había dicho sobre los rayos de sol, los colores y las palabras

 “¿Qué hay de las provisiones Frederick?

“Cerrad los ojos”, dijo Frederick, mientras se subía en una gran piedra.

“Ahora os envío los rayos de sol. Sentid su dorado resplandor..”

Y a medida que Frederick hablaba del sol, los cuatro ratoncitos volvían a sentir su tibieza. ¿Era la voz de Frederick?¿Era magia?

Deja una respuesta