El dragón

En cierta ocasión el rey de China encargó a un famoso artista que le dibujara un dragón. El artista contestó que para eso necesitaba cinco años. Cumplido el plazo, el rey reclamó su dibujo, mas el artista ni siquiera lo había comenzado. “Necesito que me concedas otros cinco años más”, le rogó. Y el rey, a regañadientes, se los concedió. Pasados los cinco años, el rey reclamó lo suyo. El artista entonces tomó una pluma y en un instante, de un solo trazo, dibujó al dragón. Era el dragón  más bello que jamás se haya visto sobre la faz de la tierra”

Deja una respuesta