El perenne caracter inactual de la fe

Una de las características de la fe es su perenne carácter inactual. Esa característica hemos de buscarla en su dimensión oblativa, que consiste en la llamada a la cruz, al sacrificio, al saber amar, a la justicia pagada con la propia piel. No debes, por tanto, aguar tu testimonio, ni bajar el grado de las exigencias de la Palabra, ni envolver con el silencio lo que es más coprometedor e impopular.

Pier Giordano Cabra – Lectio Divina, Ed. evd

3 comentarios en «El perenne caracter inactual de la fe»

  1. Me remito al mensaje de alegría que lanzó hace tres o cuatro días en su blog Nanosm.

    No creo que esto de la “llamada a la cruz” anime mucho, la verdad.

    Los que hemos hecho voluntariado social, desde la fe o como mi caso, desde el compromiso ético, no hemos sentido ninguna cruz por hacerlo.

    No entiendo, pues, esa vinculación fe/cruz, fe/renuncia….

    Por qué todo se negativiza tanto?

    Lo digo para que reflexionéis sobre ello, por dar un contraste a esa idea tan extendida de la fe como carga.

    Guillermo.

  2. La cruz no es la carga por la carga, es la expresión de que lo que me mueve no es la búsqueda de mi satisfacción, sino hacer la Voluntad de Dios, que es el bien para mí, pero para todos los hombres y mujeres.

    La búsqueda del bien común tiene esa carga implícita, esa cruz que es renunciar a mi infinita sed de autocomplacencia y realización.

  3. Me parece que cada uno debemos atender a el llamado de la cruz, ya que la cruz, significa las pruebas que debemos saber llevar y de nosotros mismos depende que tan pesada sea, sin mirar que otras personas no tengan esa cruz tan pesada como la de nosotros..
    Amén!

Deja una respuesta