Una enfermedad llamada Jesús

Cristo me llama

Cada día Cristo me llama. Cada día me impide detenerme: su palabra y su ejemplo me arrancan de la tendencia instintiva que me retendría pegado a mí mismo, a mis costumbres, a mi egoísmo. Yo le pido que tenga conmigo la misericordia de no dejarme metido en mí mismo, sentado en mi tranquilidad egoísta. Y experimento la verdad de lo que dice Ibn Arabí: ‘Aquel cuya enfermedad se llama Jesús ya no puede curar(se)’

(Yves Congar – dominico, teólogo y cardenal).
visto en el blog de José María Salaverri, sm

Del álbum Roma 2010-2011

Un comentario en «Una enfermedad llamada Jesús»

Deja una respuesta