Evangelii Gaudium XII

Sin categoría Dejar un comentario
11095 visitas

Nuestra tristeza infinita sólo se cura con un infinito amor.Pero esa convicción se sostiene con la propia experiencia, constantemente renovada, de gustar la amistad y el mensaje de Jesús. No se puede perseverar en una evangelización fervorosa si uno no sigue convencido, por experiencia propia, de que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo. No es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo sólo con la propia razón.



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Etiquetas:



Leave a Reply

Nano Crespo
 
A %d blogueros les gusta esto: