Filocalia III

Si queréis aprender a orar, considerar la finalidad de la atención y la oración, y no os desviaréis. Su finalidad es, mi bienamado, la constante compunción, la contrición del corazón, el amor al prójimo.” Calixto II

Deja una respuesta