La Felicidad de la Navidad está en comprender que Cristo eligió nacer en una gruta, la de nuestras pobrezas y heridas.

No lo olvidemos, Jesús no nació rodeado de comodidades, ni tan siquiera Dios les ahorró dificultades a José y María. Si Dios no eligió el éxito y la abundancia, ¿Por qué nos empeñamos en pedírselo? La Felicidad de la Navidad está en comprender que Cristo eligió nacer en una gruta, la de nuestras pobrezas y heridas. No busquemos a Dios en la cumbre de nuestras fantasías de autorealización, no lo encontraremos. Sereno y confiado contempla las llagas de tus frustraciones e incapacidades, son las mismas que Cristo aceptó en la cruz para salvarte. Feliz Navidad

0275a_narodenie_svetla_v_betleheme - copia.png

Deja una respuesta