Haces falta tú

Chami con malla superpuesta
El chami por ejemplo tiene 69.088 caras.
Al crear modelos virtuales como ahora el Chami, se emplean programas informáticos que por medio de entidades simples como son triángulos o rectángulos, representan todo tipo de superficies complejas. Se trata en parte de la aplicación del cálculo por elementos finitos para la interpolación de curvas basado en la repetición de elementos fácilmente calculables. De esta forma en un programa de modelado en 3 dimensiones, se trabaja con nubes de puntos unidos por caras (triángulos)

Cada cara la forman 3 puntos y cada punto puede participar de muchas caras, si falta un solo punto, desaparecen tantas caras como el número de puntos a los que estaba conectado el que falta, dejando un agujero en la malla común.

muestra de caras y puntos en una malla

Si pensamos que el que hizo el mundo también se valió de elementos simples (nosotros) para crear algo complejo quizá deberíamos plantearnos qué somos todos imprescindibles en esta “malla”.
mundo sano mundo con agujeros
Piensa que eres un punto en el mundo tan insignificante como imprescindible.
Haces falta tú para dar la cara por el mundo
[Escuchar canción de Harijans]
Si el mundo tiene agujeros, es por todas las caras que le faltan

7 comentarios en «Haces falta tú»

  1. Qué gran explicación… lo que parecía ser algo totalmente técnico, termina siendo algo verdaderamente cierto para cada uno de nosotros, y muy ilustrativo y pedagógico. Además de la reflexión aportada por Dani que, a mí por lo menos, tantas y veces se me olvida: hacemos falta todos y cada uno de nosotros, incluso aquellos que más nos/me estorban….

    Señor ayúdame a comprenderlo, ayudame a entender que todos somos insignificantes pero a la vez imprescindibles.

  2. Pingback: » Le haces falta
  3. Pingback: » Hace falta uno

Deja una respuesta