Jesús, el consagrado, la fuente que inspira nuestra entrega

Isaías 53
El antiguo testamento anunciaba con impresionante claridad el camino que Dios iba a utilizar para salvarnos. Quien ha conocido la Pasión del Señor entiende todo el significado que se revela en esta parte de las Sagradas Escrituras.
En este pasaje, el siervo de Dios es un «objeto de desprecio», que atrae como un imán toda la malicia de los demás para transformarla en sufrimiento. Pero he aquí que este hombre aparentemente rechazado es de hecho el enviado de Dios, alguien que realiza en la tierra el designio divino de salvación. Si «el Señor no impidió que el sufrimiento lo triturara», es para exaltarlo a la vista de todos, para que todos vean en él la imagen de lo que Dios es: el que reconcilia consigo a quienes lo rechazan cargando con las consecuencias de sus infidelidades.



Cristo pobre, despojado de sí mismo,
Cristo casto, entregado en alma y cuerpo,
Cristo obediente hasta dar la vida, hasta la muerte, y una muerte de cruz.

“Tú Señor eres la fuente e inspiración de todos los que nos hemos consagrado a ti”

7 comentarios en «Jesús, el consagrado, la fuente que inspira nuestra entrega»

  1. Dani

    amigo de caminho, somos Consagrados ao Nossa Deus Amor, que nos envia a sermos sinal de Justiça no meio do Mundo, a sermos a voz que fala pelos que não podem falar, as mãos que acolhem aqueles que se sentem sós…obrigada pela tua partilha de Fé. Jesus o centro e a razão da nossa entrega radical… que saibamos acolher todas as contrariedades da nossa vida com a certeza de que Jesus está connosco.

  2. Enhorabuena porque consigues Anunciar hoy para la gente de ahora.
    Preferente en el material portugués. Precioso el video de Jesus pobre.
    Lo llevaré a la pascua. Dime como puedo guardar el video en mi ordenador
    para poderlo trasladar. Un beso.Paloma

  3. buenos dias mis hermanos, gracias por todos los videos de jesus, para que entendamos todos lo que jesùs sufriò en la cruz, todo lo que el viviò lo estamos viviendo, los sufrimientos, es todo lo que sentimos, por eso tenenos que alabarlo, glorificarlo, amarlo sobre todas las cosa, amèn..

Deja una respuesta