Latidos de Dios

Latidos de Dios

Con los ojos pegados por el cansancio, la espalda dolorida del duro trabajo y la mente llena de ruidos, vengo a tus brazos Señor. Acurrucado en tu pecho siento latir tu corazón, y todo vuelve a estar en calma, como el primer día.
En el silencio de la oración siento latir tu corazón.

Imagen tomada de pARTido

9 comentarios en «Latidos de Dios»

  1. Ayer se cumple otro año màs de q abuelo dio el gran paso (su partida junto al Padre). Esta oraciòn trae a mi mente la estampilla que repartimos a quienes asistieron a la misa por su fallecimiento: http://www.hometown.aol.com/sweiss7750/JesusHoldMe.jpg Partiò en un momento muy determinante en mi vida y de pronto no podìa comprender còmo ni por què. Luego de descansar en nuestro Dios comprendemos tantas cosas y las que no, simplemente las ponemos en sus manos. Todo cambia de perspectiva entonces. Se renueva nuestra perspectiva y respiramos un aire màs fresco.

  2. Este fin de semana me he vuelto de casa con uno de mis “tesoros”, mi diurnal… En este cambio de domicilio no iba el primero en la “primera” maleta como otras veces… ¡Vaya un descuido!

    Llego agotada del trabajo, sigo con mi pulso particular a la gran ciudad, y reconozco abiertamente que la mayoría de las veces me vence… Estas últimas semanas, cansada, sin fuerzas, necesitaba recitar la Liturgia de las Horas pausadamente, aunque fuera Completas, al terminar el día, calmar el corazón, consolarme. La oración… simplemente imprescindible, y saber que Él siempre está…

    Me he sentido completamente reflejada en tu oración. Gracias!

    Un abrazo

    paula m

  3. Es precioso tu testimonio, Paula. Gracias.
    A veces se me olvida qué es lo más importante de mi vida, a veces siempre le dejo el último hueco. Pero a pesar de eso…sé que sigue latiendo en mi corazón, y sé que me acompaña.
    Gracias.

Deja una respuesta