La libertad no es tanto poder elegir entre el bien y el mal, sino secundar con mi voluntad la dirección hacia la que oriento mi ser

Mi alimento es hacer la voluntad del Padre que me ha enviado, y llevar a cabo su obra” (Jn 4, 34)

El pecado siempre presenta la libertad como libre arbitrio: una elección entre el bien y el mal. Esto no es el don de la libertad que Dios nos ha confiado. La libertad no es tanto poder elegir entre el bien y el mal, sino secundar con mi voluntad la dirección hacia la que oriento mi ser. Paradójicamente el mayor grado de libertad es la obediencia al modo de Cristo, pues por ella me oriento hacia la filiación, el ser hijo de Dios, que es la plena realización de la condición humana.

Yo os he dado ejemplo, para que hagáis vosotros como yo hice” (Jn 13,15)

Fuente

3 comentarios en «La libertad no es tanto poder elegir entre el bien y el mal, sino secundar con mi voluntad la dirección hacia la que oriento mi ser»

  1. Hola que tal gracias por tu aportación.Si es muy importante a tener en cuenta.Así es la propia libertad la que nos orienta ya que ella misma nos lleva a la plena filiación cn nuestro Padre.
    Cuidate.
    Un saludo.

Deja una respuesta