11 comentarios en «Nota para tuiteros cristianos: “Quien se queja o murmura, ni es perfecto ni aun buen cristiano”»

  1. Dani, si no contextualizas la frase y matizas su significado se puede entender en un sentido antievangélico que no tiene al confundirse queja con crítica.

    Digo antievangélico porque sin duda Jesús dedicó gran parte de su mensaje a ser crítico con su sociedad (tenéis poca fe, comerciantes en el templo, quien esté libre de pecado…), con la religión de su época (contra fariseos y saduceos) y con la estructura político-económica (Zaqueo, desobediencia a Pilatos…).

    Y digo que no lo tiene porque el propio estilo de vida de San Juan de la Cruz fue una dura crítica a lo vacío de contenido espiritual y místico de ciertos sectores de la Iglesia, y no creo que con una frase se contradiga el mensaje de su vida. Por si fuera poco, su amiga Sta Teresa de la Cruz fue más explícita en esto de las críticas y ambos estuvieron bajo sospecha y vigilancia de la inquisición.

  2. Soy un gran admirador de San Juan y si una cosa es incuestionable es su amor por la verdad. Es tan claro lo que contextualizar quiere decir que obviamente ha sido inadecuado pretender que el nombre de San Juan fuese suficiente y además no es legítimo utilizarlo de justificación. Por el comentario de Fede, ya ves que has estado errado. Por qué nos cuesta tanto simplemente decir: “es cierto, lo lamento” cuando lo es y proveer el contexto para rectificar el error? Sabes la lista de profetas que has eliminado de un plumazo? te imaginas a los mártires que al menos fueron percibidos como críticos o quejosos? Rahner escribió en su momento que la función del ministerio jerárquico en la vida de la Iglesia fuese la de “confirmar” el carisma y que reprimirlo con demasiado fuerza, aunque fuese con la mejor intención, podía extinguirlo. En realidad, lo que pedía es que los superiores supiesen reconocer el contexto de lo que viesen o escuchasen. Vuestro espacio es extraordinariamente bueno quizás porque sóis jóvenes y sin dudas porque tenéis una fe buena y profunda. Esta pifia te ha de enseñar a desconfiar de lo demasiado simple cuanto de cualquier “demasiado” y a reconocer que nada destructivo, como lo que desautoriza “en general”, sin contextualizar (por ejemplo esta expresión de San Juan) pueda ser evangélico.

  3. Yo no le daría tantas vueltas, creo que la frase se explica por sí misma y me parece muy acertada, habla de quejarse y murmurar, dos palabras que tienen una connotación negativa y distinta a la crítica constructiva, profética y evangélica, de la que habláis y en la que creo que todos coincidimos. El profeta no es el que murmura y se queja a espaldas de las autoridades, sino el que da la cara y pone su vida como ejemplo y crítica a la situación errada, arriesgándola además. Yo creo que la frase dice esto claramente. El que murmura y se queja es un cobarde, mientras que el profeta que denuncia con el ejemplo es el valiente que es capaz de cambiar las cosas.

  4. Quizás lleváis razón y haya sido exagerado o no debí escribir el comentario porque parece que voy equivocado. Os ruego que me lo perdonéis. De cualquier modo ya soy demasiado viejo para inmiscuirme en las opiniones de nadie, aunque no me animaba alguna mala intención. Os deseo un Pentecostés lleno de toda clase de gracias y mucha alegría.

Deja una respuesta