Actitud luterana

Sin categoría No hay comentarios »

Le pediré a Dios misericordiosamente que nos proteja. Luego fumigaré, ayudaré a purificar el aire, administraré la medicina y la tomaré. Evitaré lugares y personas donde mi presencia no sea necesaria para no contaminarme y, por lo tanto, infligir y contaminar a otros y así causar su muerte como resultado de mi negligencia. Si Dios quisiera llevarme, seguramente me encontrará y he hecho lo que esperaba de mí, por lo que no soy responsable ni de mi propia muerte ni de la muerte de los demás. Sin embargo, si mi vecino me necesita, no evitaré el lugar o la persona.

Martin Lutero



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Educar en la esperanza

Sin categoría No hay comentarios »

No pienses nunca que tu lucha aquí abajo es del todo inútil. Al final de la existencia no nos espera el naufragio: en nosotros palpita una semilla absoluta. Dios no defrauda: si ha puesto una esperanza en nuestros corazones, no quiere destruirla con frustraciones continuas. Todo nace para florecer en una eterna primavera. Dios también nos hizo para florecer. Recuerdo ese diálogo cuando el roble pidió al almendro: «Háblame de Dios». Y el almendro floreció.

Francisco, audiencia general 20 septiembre 2017



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Spes nostra

Sin categoría No hay comentarios »

 La esperanza cristiana en realidad no defrauda y no falla. Esperar no es convencerse de que las cosas mejorarán, sino de que todo lo que sucede tiene sentido a la luz de la Pascua. Pero para esperar cristianamente uno debe —como enseñaba San Agustín a Proba — vivir una vida de oración sustanciosa. Es allí donde se aprende a distinguir entre las expectativas y las esperanzas.

Francisco,  27 febrero 2020

 

Francisco ante el Crucifijo Milagroso, que recuerda la peste de 1522


Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Espiritualidad franciscana

Sin categoría No hay comentarios »

poco a poco san francisco fue descubriendo una realidad que aún no se había atrevido a mirar cara a cara: la del hombre naturalmente frágil, limitado y necesitado de solidaridad, especialmente en el sufrimiento, la enfermedad, la marginación y la pobreza. Comenzó de inmediato a prodigar sus cuidados a los leprosos y a convivir con ellos, aun a costa de sufrir la incomprensión y persecución familiar y el rechazo de sus conciudadanos…”

Julio Herranz Miguelañez, ofm



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Espiritualidad benedictina

Sin categoría No hay comentarios »

Hay que intentar afrontar la enfermedad y la muerte como dos realidades integradas en la propia vida, no tanto como una excepción que no debería haber ocurrido, ni mucho menos como un castigo o un destino fatalista. Se trata de vivirlas como una oportunidad única para profundizar en la configuración con Cristo.

Ignasi Fossas, osb



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


curación

Sin categoría No hay comentarios »

El comienzo de la curación comienza en el momento mismo en que uno acepta el hecho dela enfermedad

San Agustín, Sermón 80, 4

 



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Dios, mi médico

Sin categoría No hay comentarios »

pon a Dios como tu médico y pídele la salud del alma, y él será tu salvación; no como si fuera algo distinto de tu salvación; él mismo es tu salvación

San Agustín, En.Ps. 85,9

 



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


DUM AUDES ARDUA VINCIT

Sin categoría No hay comentarios »

Si te atreves vencerás las dificultades



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Sin categoría No hay comentarios »

A modo de imagen, voy a partir de la experiencia de ciertos monjes de los primeros tiempos de la Iglesia, allá por los siglos III y IV. De noche se mantenían de pie, en posición de espera. Se erguían allí, al aire libre, derechos como árboles, con las manos levantadas hacia el cielo, vueltos hacia el lugar del horizonte por el que debía salir el sol de la mañana. Su cuerpo, habitado por el deseo, esperaba durante toda la noche la llegada del día. Esa era su oración. No pronunciaban palabras. ¿Qué necesidad tenían de ellas? Su Palabra era su mismo cuerpo en actitud de trabajo y de espera. Este trabajo del deseo era su oración silenciosa. Estaban allí, nada más. Y cuando llegaban por la mañana los primeros rayos del sol a las palmas de sus manos, podían detenerse y reposar. Había llegado el sol

Michel de Certeau, Mai senza l’altro



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Lectura

Sin categoría No hay comentarios »

La lectura del poema, que es una operación muy parecida a su escritura, también se hace a través de la vida de la lectora o el lector.

Joan Margarit

 



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Madrid 11 de marzo 2020

Sin categoría No hay comentarios »

Ven, acércate a mí. No has de temer ningún mal de quien te invita a aproximarte. Tengo para ti las palabras que lleven paz y sosiego a tu corazón, esperanza a tus oídos, consuelo a tus lágrimas, calma a tu desazón, tranquilidad a tu angustia. Si mi mano se eleva, no te suponga amenaza, sino aliento y, si mis brazos se abren a ti, no sea sino para abrazarte y levantarte, ofrecerte fortaleza y confianza. Hermano, que has caído sobre la acera y no te quedan fuerzas para levantarte: cuando los más te ignoran como si no existieras, yo vengo a ti para secar tus lágrimas, para sanar las llagas de tu cuerpo y las del alma, aquellas que se ven y las que no se ven. Comparto contigo mi pan y mi vestido. No espero ninguna recompensa. Sólo comprobar que te pones de nuevo en el camino y vuelves a creer en la vida, a confiar en tus semejantes.

Jose Antonio Sáez



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Sexo y III

Sin categoría No hay comentarios »

El sexo siempre es relacional, nos humaniza, comunica nuestros deseos más profundos, nos expone en nuestra desnudez. En el sexo somos plenamente aceptados en toda nuestra integridad y, como parte de esa aceptación, el otro reconoce y acepta el regalo de nuestro deseo. El sexo es una entrega de gratuidad y nos hace ser pura gratitud. Uno acoge plenamente al otro y para poder hacerlo acogemos al otro en el corazón de nuestro tiempo y nuestra carne. La experiencia sexual se hace plena cuando nos acogemos recíprocamente por entero, cuando el otro es nuestra pasión. El sexo une a la pareja en la mayor alegría.

Fernando Vidal, el artículo completo, Celebración de la vida



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo