STOP a la Violencia contra los cristianos

Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

Hay ya más de 60 cristianos alegres y contentos en el cielo con Jesucristo. Más de 60 cristianos que han sido perseguidos, humillados y asesinados en la India sin compasión ninguna, de nuevo por la intolerancia religiosa.

Millones de cristianos (laicos, sacerdotes, religios@s, familias…) huyen en estos momentos de sus casas, de sus aldeas, de su tierra, para refugiarse quién sabe dónde, y huir de la masacre que desde hace semanas invade la India.

Cristianos de nuestra Iglesia, de la Iglesia universal, asesinados por sus propios hermanos. Y desde aquí…parece que nada importa. ¿Acaso habéis escuchado mencionar mucho esta situación en los medios de comunicación, en la televisión, en los periódicos, en las radios…sea cual sea la ideología?
¿Qué hacemos desde aquí? Pensar en nuestra crisis…

Porque a mi particularmente se me queda el corazón frío al leer las sucesivas noticias que vienen de aquella tierra… y lo único que me queda por hacer es continuar rezando, para que también sean Dichosos aquellos que descubran que Dios no cree en la violencia, ni en el sufrimiento ajeno, que Dios es TODO AMOR, y que nosotros, como hijos suyos, sólo podemos amar. Dichosos aquellos que lo descubran,y cambien las armas por abrazos, y el odio por amor.

Cristianos.com

Encuentro de Taizé en Sevilla- 2009

Del 8 al 10 de Mayo de 2009 se celebrará en Sevilla, el primer Encuentro con los Hermanos de Taizé en el Sur de España. Supone una nueva etapa de la «Peregrinación de confianza a través de la tierra» que los hermanos de Taizé realizan por muchos países del mundo.

En poco tiempo se irá dando información más detallada, especialmente, después del Encuentro Europeo de Bruselas. Aún así, podéis tener más información en la página web de la Acogida de Sevilla

Y los que quieran participar de la preparación del Encuentro, aquí tenéis alguna información.

Portada folleto

Folleto interior


Consuelo en las penas

El mejor remedio para quienes sienten miedo, soledad o desconsuelo, es salir a algún sitio donde puedan estar a solas con el firmamento, con la naturaleza y con Dios. Porque solo entonces siente uno que todo es como debe ser, y que Dios desea ver a la gente feliz, rodeada de la sencilla belleza de la naturaleza. Mientras esto exista, y seguramente existirá siempre, yo sé que habrá consuelo para todas las penas, cualesquiera que sean las circunstancias, y estoy firmemente convencida de que la naturaleza brinda alivio a todos los pesares.

Ana Frank

La impaciencia del corazón

«…hay dos clases de compasión. Una, la débil y sentimental, que en realidad sólo es impaciencia del corazón por liberarse lo antes posible de la penosa emoción ante una desgracia ajena, es una compasión que no es exactamente con-pasión, sino una defensa instintiva del alma frente al dolor ajeno. Y la otra, la única que cuenta, es la desprovista de lo sentimental, pero creativa, que sabe lo que quiere y está dispuesta a aguantar con paciencia y resignación hasta sus últimas fuerzas e incluso más allá. Sólo cuando uno llega hasta el final, hasta el final más extremo y amargo, sólo cuando uno tiene la gran paciencia, puede ayudar a los hombres. ¡Sólo cuando se sacrifica a sí mismo, sólo entonces!»

La impaciencia del corazón. Stefan Zweig

El derecho al descanso

El domingo cuando fui a misa cogí, como cada domingo, la revista Diócesis de Málaga, y me gustó especialmente un artículo de Juan Antonio Paredes, muy oportuno en estas fechas de vacaciones para muchos.

           En nuestro contexto, las vacaciones constituyen un derecho social básico. Pero no siempre caemos en la cuenta de que existen numerosos ciudadanos que no las pueden disfrutar por diferentes motivos: padres y madres de familia, habitantes del mundo rural y trabajadores autónomos, entre otros. Y por supuesto, los que no tienen trabajo y han agotado sus derechos a un subsidio y los inmigrantes sin papeles. Pienso también en la jornada de los camareros, los que trabajan en hoteles, la policía y la guardia civil. Pues las vacaciones de unos exigen un esfuerzo mayor a otros.

No está mal que los demás pensemos también en ellos, mientras disfrutamos del descanso. No se trata de flagelarnos o sentirnos culpables por esta situación (a veces, esta injusticia), sino de dar gracias a Dios porque disfrutamos del derecho al descanso; y de hacernos solidarios con los que no tienen esta posibilidad. A veces, son personas que están a nuestro
lado y a las que exigimos todo. Quizá, miembros de la familia, como es el caso de muchos padres y abuelos .

Por lo demás, el descanso no coincide necesariamente con viajar por vacaciones. Quizá lo más importante consista en prescindir de horarios y de obligaciones fijas, en no “tener que”, en inventar la propia vida cada día. Uno puede descansar leyendo libros, sin “tener que” leerlos; o paseando por el monte sin “tener que” ir al monte; o yendo a la playa, sin “tener que” ir a la playa; o charlando con los amigos, sin “tener que” ir a ver a los amigos. Y para nosotros, los católicos, en leer los evangelios, en dialogar con Dios Padre, en disfrutar de la belleza que ref leja su rostro en un paisaje, en escuchar su voz, en servir a los demás, sin “tener que” hacerlo; sólo porque nos lo pide el corazón

Juan Antonio Paredes- Diócesis

Historia de los videojuegos

Assassins CreedSiguiendo con los videojuegos y la revolución de las nuevas ideas, como la de crear videojuegos de tinte cristiano , en un momento en que la técnica de las últimas creaciones supera todos los límites de la imaginación, por ejemplo en Assassin’s Creed, sólo falta preguntarnos, qué poso queda en las personas después de vivir las aventuras que son hoy en día los juegos de ordenador. Y por tanto qué valores se pueden fomentar en sus argumentos.

En el siguiente documental se muestran los orígenes de los videojuegos, y cómo con ideas revolucionarias se ha ido conquistando al público, ofreciendo la posibilidad de protagonizar fantasías que le pongan a prueba y permitan crecer, progresar, demostrarse a uno mismo que con perseverancia y fe en uno mismo, es capaz de alcanzar la siguiente meta, como lo hicieron los primeros programadores que por su cuenta y su propia constancia y entrega iniciaron esta revolución que hoy alcanza un punto de saturación necesitado de nuevas ideas

Historia de los videojuegos Documental de Discovery Channel

Libro: El niño con el pijama de rayas

Hace menos de un mes, me leí en unos pocos días, un libro que me dejó bastante impactada. Me lo dejó una amiga y como había escuchado hablar bien de él, me puse en seguida a leerlo: «El niño con el pijama de rayas».

Aunque para esto de los libros, hay opiniones para todos los gustos, a mí me impactó por la simplicidad del personaje principal, Bruno, un niño de 9 años, que va narrando lo que sucede en su vida, con la sencillez, y la ingenuidad de un niño de su edad. Engancha la historia, e impacta, de forma impresionante, el final de la misma.

Estas son las palabras del autor en la contraportada, que ya son llamativas de por sí:

Estimado lector, estimada lectora:

Aunque el uso habitual de un texto es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.
No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como esa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una.

A veces la razón se enfrenta a sí misma

infinito

Había una vez un centauro que, como todos los centauros, era mitad hombre y mitad caballo. Una tarde, mientras paseaba por el prado, sintió hambre. «¿Qué comeré? -pensó-. ¿Una hamburguesa o un fardo de alfalfa? ¿Un fardo de alfalfa o una hamburguesa?»
Y, como no pudo decidirse, se quedó sin comer. Llegó la noche, y el centauro quiso dormir. «¿Dónde dormiré? -pensó-. ¿En el establo o en un hotel? ¿En un hotel o en el establo?» Y, como no pudo decidirse, se quedó sin dormir. Sin comer y sin dormir, el centauro enfermó. «¿A quién llamaré? -pensó-. ¿A un médico o a un veterinario? ¿A un veterinario o a un médico?» Enfermo y sin poder decidir a quién llamar, el centauro murió. La gente del pueblo se acercó al cadáver y sintió pena. -Hay que enterrarlo -dijeron-. Pero, ¿dónde? ¿En el cementerio del pueblo o en el campo? ¿En el campo o en el cementerio? Y, como no pudieron decidirse, llamaron a la autora del libro que, como no podía decidir por ellos, resucitó al centauro. Y, colorín, colorado, este cuento nunca se ha sabido que haya terminado.

Cuento extraído del libro “Déjame que te cuente” de Jorge Bucay

Al pobre centauro, la razón se la ha jugado, ¿tienes tú la solución para salir de la indeterminación?

Una pista: Si te centras en el problema nunca verás la solución

Big Buck Bunny. Open movie

big buck bunny
El pasado 30 de mayo salió por fin publicado el corto “Big Buck Bunny” un nuevo trabajo de animación open movie de los mismos creadores que iniciaron a lo grande con Elephants Dream esta hazaña de crear un corto enteramente con Blender y otros programas open source, dejando claro que lo importante no es usar la herramienta más cara, sino el ingenio mayor, y que lo barato (o gratuito en este caso) no es necesariamente peor a lo más caro

puedes verlo en pantalla completa pinchando en el icono junto al texto de «vimeo»

Big Buck Bunny from Blender Foundation on Vimeo.

¿Qué será lo próximo? ¿un juego de ordenador? Pues parece que sí, el proyecto se llama Apricot y pretenden lanzarlo a finales de julio

Galería de imágenes realizadas con Blender
Libro de Blender y Yafray en castellano

Mayo: mes de María. Carta para tí

Tradicionalmente, el mes de Mayo es el mes de las flores, pero para los cristianos, el mes de Mayo es principalmente, el mes de María.

María, esa mujer que dijo un SÍ valiente, que guardó todas sus cosas en su corazón, que permaneció en todo momento al lado de su hijo, incluso en el momento más duro, al pie de la cruz. María, esa mujer que CONFIÓ desde el primer momento, y que puso su vida en manos de Dios.

Hace un tiempo, publicamos una carta dirigida a Dios, hoy es María la que viene a nuestro encuentro.

Querida amig@:

¿Como estás?…

Yo ya sé que durante la semana el cansancio hace mella en ti; y que la rutina diaria y el estrés ni siquiera te deja tiempo para ocuparte de tus cosas, para encontrarle sentido muchas veces a las cosas cotidianas de la vida, para pararte en las que ocurren en tu entorno y hacen que pasen inadvertidas….

No te preocupes…pase lo que pase, ocurra lo que ocurra, estés como estés, hagas lo que hagas…..siempre, siempre……..: El Señor estará contigo.

¿Sabes?, esto es simplemente lo que me hizo a mí decir “Sí” aquella mañana del mes sexto en Galilea. De verdad, sólo eso, saber que el Señor estaba conmigo….Que dijera lo que dijera, Él estaba conmigo….La verdad es que aquel día me pidió mucho, sí, pero no quiero que sólo te quedes en ese momento…pues quizás antes de ese momento existieron otros muchos a los que también dije ese “Sí”; digamos que ya estaba entrenada, digamos que ese “Sí”, fue tan sólo la guinda….la guinda de otros muchos anteriores que tuvieron para Él la misma importancia y peso.

Sí, no sólo esa tarde se me presentó el ángel del Señor, muchas otras veces antes, en mis ratos de oración al Padre, podía sentir como al ponerme en su presencia Él se hacía cercano y aprovechaba la ocasión para pedirme alguna cosilla….y la verdad, siempre eran cosas pequeñas, actos cotidianos…cambiar una mala palabra por una sonrisa, guardar silencio por caridad, ayudar a alguien que ni conocía o conocía demasiado, hacer el intento de ver algo más allá de lo primero y externo, ser más valiente, ser más constante, ser mejor persona, en definitiva ser más de Dios, ser más de Él.

Por eso aquel “Sí”, de aquella mañana me costó menos de lo que crees…pues antes hubo muchos “sí” más chiquitos, pero igual de válidos.
Ahora, déjame que te diga una cosa….para todos estos momentos siempre seguí la misma fórmula:

1º Sentirme en presencia de Dios…pues, enseguida comienzas a sentir ese ángel, sentimiento o intuición de saber y  creer que Él está contigo.

2º Escucharlo y ver que necesita de mí….sea pequeño o grande, actitud o tan sólo presencia.

3º Responderle…aunque sea con un “espera” o un “no”…o expresarle tus dudas o miedos…porque a Él también le vale esa respuesta.

4º Y después, después…cuando te has confiado a Él…..te entra una alegría…que no la puedes parar, que te contagia, que te da vida, que te da paz….que te hace recitar el “Magnificat”..”..Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí…

Claro está que todo esto era posible porque tenía valentía…pero con el tiempo he descubierto que esa valentía no dependía de mí, sino del Espíritu Santo que me empujaba.

Fíjate, ahora, después de haber vivido Pentecostés, recuerdo el que viví con los primeros apóstoles en aquella casa encerrados. Estábamos muertos de miedo, asustados, apenados y abatidos, dándole vueltas a todo lo que había pasado y lo que tendría que haber ocurrido, …y ese día, cuando Marcos llegó corriendo a la casa para decirnos que los sacerdotes nos habían descubierto para apresarnos…el pánico se hizo en nosotros…..y fue cuando pensamos en abandonarlo todo y huir… Pero entonces recordé

Que con el ángel…El Espíritu Santo me hizo sentir que el Señor estaba conmigo y le di lo mejor de mí.

Que con mi prima Isabel…El Espíritu Santo me hizo presentir que ella me necesitaba y me puse en camino….y El Señor estuvo con ella.

Que en Caná…El Espíritu Santo me hizo descubrir las necesidades de aquellos novios y conseguí que mi Niño le echara una mano….y El Señor estuvo con ellos.

Que en la cruz…me sentí muy sola y abatida y el Espíritu Santo me hizo descubrir que no me quedaba sola sino que desde entonces me dio como hijos a toda la humanidad…y desde entonces el Señor esta siempre con vosotros.

Y entonces nos pusimos en presencia del Señor… y pedimos que su Espíritu nos confortara y en ese momento supimos que Él estaba con nosotros y nos trajo la paz.

Y vimos que lo que necesitaba de nosotros era que su Palabra llegara a los demás…puesto que un candil no se esconde debajo de una mesa sino que se pone en alto de una cima para que alumbre al mundo.

Y todos le dijimos que “Sí”…cada uno con lo que era, de la forma que era y tenía….pues todos le hacíamos falta. Y la alegría que sentimos fue tan grande que fuimos capaces de hablarles a todos de tal forma que todos nos entendían… y es que una vez más recitamos el «Magnificat»… su «Magnificat».

Por ello tú, no te desanimes en los momentos de dificultad y miedos:

Piensa ¿qué es lo que el ángel del Señor te pide en tu momento actual, y cotidiano?

Piensa en algún momento de “Magnificat” en el que te hayas sentido y comunica la Buena Nueva a los demás.

Piensa qué te aleja del Señor y pídele su Espíritu Santo.

Y recuerda esto.- “Despiértate…Levántate y brilla, que llega tu luz…sobre tí amanece el Señor” (Is 60).

Con mucho cariño.
Tu madre que te quiere.

María de Nazaret

Solemnidad de Pentecostés

Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. (…) Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengais, les quedan retenidos.

Jn 20, 22-23

pentecostes

Ven, Espíritu Santo, haz que surja del cielo el esplendor de tu amor.
Ven, Padre de los pobres; ven, Espíritu generoso; ven, Luz de los corazones.
Tú, el perfecto Consolador, haces que en nuestra alma habite la paz: Ven, Espíritu Santo.
Tú, maravilloso frescor, en la pena, tú eres el descanso, en la prueba, la fuerza: Ven, Espíritu Santo.
Luz bondadosa, penetra la intimidad de nuestro corazón; ven, Espíritu Santo.
Ablanda nuestra rigidez, enciende nuestra tibieza; ven, Espíritu Santo.
Abreva nuestra sequedad, cura nuestra herida; ven, Espíritu Santo.
Danos la alegría que permanece; ven, Espíritu Santo, haz que brote del cielo el resplandor de tu amor.

La felicidad de la publicidad

Dicen que hoy día la publicidad es el motor de la sociedad;en ella se nos ofrece la plenitud de la felicidad. Todo el mundo quiere ser mejor, ser más guapo, destacar entre los demás, tener el mejor coche, ser el más «fashion»…en definitiva, ser el «ídolo» del grupo.

En la misa de hoy, el sacerdote ha hecho referencia a esto. Como, verdaderamente, hay tanta gente en el mundo VACÍA, que necesita vivir de cosas esporádicas, de un poco de alcohol para pasar un buen momento, de sexo, de cosas fugaces que no comprometen, de lo que la sociedad nos vende…Ser feliz así. Y es que la sociedad de consumo en la que vivimos, nos cambia la vida sin darnos cuenta.

He aquí este artículo, duro, pero real:

«El hombre es un producto como cualquier otro, con fecha de caducidad. Me llamo Octave y llevo ropa de APC. Soy publicista: eso es, contamino el universo. Soy el tío que os vende mierda. Que os hace soñar con esas cosas que nunca tendréis. Cielo eternamente azul, tías que nunca son feas, una felicidad perfecta, retocada con el PhotoShop. Imágenes relamidas, músicas pegadizas. Cuando, a fuerza de ahorrar, logréis comprar el coche de vuestros sueños, el que lancé en mi última campaña, yo ya habré conseguido que esté pasado de moda. Os llevo tres temporadas de ventaja, y siempre me las apaño para que os sintáis frustrados. El glamour es el país al que nunca se consigue llegar. Os drogo con novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es durante mucho tiempo. Siempre hay una nueva novedad para lograr que la anterior envejezca. Hacer que se os caiga la baba, ése es mi sacerdocio. En mi profesión nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume.

Me paso la vida contándoos mentiras y me lo pagan con creces. Vuestro deseo es el resultado de una inversión cuyo importe está cifrado en miles de millones de euros. Soy yo quien decide hoy lo que os gustará mañana. Para someter la humanidad a la esclavitud, la publicidad ha elegido la discreción, la agilidad y la persuasión”.

Frédéric Beigbeder

Pero a pesar de todo eso…seguimos teniendo una esperanza. Quizá la mayor publicidad, y la mayor felicidad que podemos encontrar. Esa puerta que Jesús nos abre en el Evangelio de hoy:

Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.

Jn 10, 9-10

Quizá el problema es que no sabemos distinguir entra las voces la Voz que de verdad nos transforma por dentro y nos regala, sin pagar nada a cambio, la verdadera felicidad.