Estreno de la película «Invisibles» en La 2 producida por Javier Bardem

Por correo me avisa mi prima de un programa que se emitirá esta noche en La 2 de 22:30 a 1:35invisibles
TVE estrena “Invisibles”, un alegato contra el olvido, en una semana dedicada a la solidaridad

Bajo el nombre genérico de»Conciencia-2″, La 2 de TVE, siempre especialmente pendiente de los temas sociales y solidarios, se vuelca esta semana con este ámbito de acción. Aprovechando el estreno en televisión de «El alma de los verdugos» -documental realizado por Baltasar Garzón y Vicente Romero- e «Invisibles», la película producida por Javier Bardem. La 2 ha programado una emisión especial en la que ha dedicado su «prime time» a las distintas causas solidarias.

La 2 de TVE ofrece este 12 de abril, en «prime time», un programa especial con la emisión del largometraje documental “Invisibles”, acompañado de un coloquio que presentará la directora de “Los Desayunos de TVE”, Pepa Bueno.

Texto extraído de RTVE

LE8 La raíz del sufrimiento es el apego a las cosas

buda«El mundo está lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el apego a las cosas. El remedio está en dejar caer el apego a las cosas.» No era Buda quien así hablaba, sino Tony de Mello. Conocía bien el budismo, y usaba con efecto sus conceptos válidos en sus libros y charlas. […] Tony usaba con frecuencia citas y cuentos budistas para aclarar ideas o remachar argumentos. Al hacerlo así no hacía más que cumplir con la instrucción del Vaticano II que nos manda «reconocer, aceptar y propagar los valores espirituales verdaderos de otras religiones» Lo que la mayor parte de los oyentes no aceptaban eran los cambios sutiles que introducía en las citas. Las palabras que acabo de citar son un buen ejemplo. Las palabras originales de Buda suelen darse como sigue: «El mundo está lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el deseo. El remedio está en desarraigar todo deseo.» Tony cambia «desarraigar» por «dejar caer», y «deseo» por «apego»

Fragmento 8 del libro “«Ligero de equipaje» Tony de Mello Un profeta para nuestro tiempo” Escrito por Carlos G. Vallés S.J. pág 53

LE7 Pero ahí no tenían el Santísimo Sacramento

sagrado¿Sabéis la historia de la boda de los italianos? La pareja estaba en busca de un lugar para la fiesta después de la ceremonia religiosa, y, al no conseguir ningún salón y temer un festejo a aire libre, porque podía llover, le pidieron al párroco que les dejara tener la fiesta en la iglesia misma después de la celebración de la Santa Misa y el sacramento del matrimonio. El párroco accedió al final, después de muchos ruegos, pues tenía sus dudas y miedos, y puso como condición que ni se bebería ni se bailaría en la iglesia. Los novios se comprometieron a ello alegremente… y alegremente se olvidaron de ello. ¿Cómo puede concebirse en Italia una boda sin música y sin baile? El párroco oyó el barullo y fue a pararlo inmediatamente, pero antes llamó a su vicario para que le ayudara a echar de la iglesia a los del festejo. El vicario le hizo reflexionar: “Piense usted en Caná de Galilea. ¿No era eso una boda con buen vino y, sin duda, buen baile, en presencia de Jesús y María?” – “Sí”, contestó el recio párroco, “pero ahí no tenían el Santísimo Sacramento.” Hay que tener ojos para ver a Jesús

Fragmento 7 del libro “«Ligero de equipaje» Tony de Mello Un profeta para nuestro tiempo” Escrito por Carlos G. Vallés S.J. pág 134

LE5 Al comer… ¿qué hacer?

cerezasSan Ignacio dice: Al comer, pensad en Jesús. El Zen dice: Al comer, pensad en el comer. ¿Son estos dos enfoques tan distintos? ¿No es Jesús nuestro alimento? ¿No es toda comida símbolo de la Eucaristía? ¿No está Dios presente en todo lo que comemos? ¿No es cada acto nuestro un acto de fe? Haz lo que haces, y come cuando comes. Jesús está contigo.

Fragmento 5 del libro “«Ligero de equipaje» Tony de Mello Un profeta para nuestro tiempo” Escrito por Carlos G. Vallés S.J. pág 134

LE4 El monje se la dio sin más

piedra preciosaSu cuento favorito: un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega. Un día se encontró con un viajero y, al abrir su talega para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin embargo, pocos días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó: «Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que esta joya, valiosa como es. Dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí.»

Fragmento 4 del libro “«Ligero de equipaje» Tony de Mello Un profeta para nuestro tiempo” Escrito por Carlos G. Vallés S.J. pág 55

…qué bien se está aquí, hagamos tres tiendas

Y vino una voz desde la nube, que decía: «Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle.»

20070304.jpg

Lc 9, 28- 36

Orar es hablar con Aquel que sabemos que nos ama

Santa Teresa

Tu mirar es amar.
Tu mirar es hacer mercedes.
Tu mirar es alegrar mi vida.
Yo también quiero, Señor, disfrutar de la rosa sin tener que encontrarme sus espinas.
Yo también quiero, Señor, vivir tu Evangelio sin pasar por la cruz.
Entra en mi vida como un fuego luminoso.
Abrasa mis horas, mi corazón.
Tú lo das todo y todo lo pides.
Ayúdame a ver las cosas como Tú las ves
Planto mi tienda en tu amor, Jesús.
Delante de tu gloria descalzo mi alma.
Tú siempre me amas el primero.
Donde Tú vayas, quiero ir yo sostenido por tu amor.

…y Jesús fue tentado

Jesús respondió al diablo: «Está escrito, no sólo de pan vive el hombre» (…)»Adorarás al Señor tu Dios y sólo a Él darás culto» (…) «No tentarás al Señor, tu Dios«

Lc 4, 1- 13

20070225.jpg

Puede que alguien diga: ‘¡A veces, es tan fuerte la tentación!’ Ciertamente. Se ha de ser valiente para afrontar la realidad de la vida y saber decir “no”. Mas para decir no al tentador, no olvidemos lo que dice el comienzo de este evangelio: «El Espíritu fue llevando a Jesús por el desierto.» Vencer las tentaciones supone abrirnos a la acción del Espíritu, dejarnos guiar por él. Si es el Espíritu el que nos conduce, estaremos en el camino de la Pascua que inaugura la cuaresma, en el camino de Cristo, el vencedor de las tentaciones.

Del comentario de Lorenzo Orellana