Refugiados

Testimonio de una voluntaria en un campo de refugiados en Katsiskas, Grecia

En cuanto a cómo se sienten utilizaré una frase que me dijo un refugiado de 40 años que ayudaba como traductor en el campo: “Lo difícil no es mantenerse vivo, lo difícil es mantenerse humano”. Personas con un oficio, con quehaceres, personas como tú y como yo, que de la noche a la mañana se encuentran sin nada, con un futuro incierto, sin poder avanzar y sin poder retroceder….

Inés Pan Montojo

katsiskas

Deja una respuesta