Ruido del mundo

En 1084, Bruno decide retirarse “al desierto”, es decir, a un lugar retirado y salvaje donde poder dedicarse al ejercicio de la piedad, sin correr el riesgo de volverse loco por el ruido del mundo.

nicolas_mignard-saint_bruno

Deja una respuesta