Serenidad

(En eso reside la paz que recibimos de Dios), su sosegarnos precisamente por el hecho de que no todo sea nuestro obrar; de que no todo salga de nuestras manos; que no todo parta de nuestro intelecto; que no todo se agote en la estrechez de nuestra comprensión, ni se repita en lo mismo de mí mismo…”

Hugo Mújica

DYT12573200

Deja una respuesta