Mi acceso a Dios no fue un ascenso, como otros lo describen, sino más bien una caída en el abismo de sus manos. Él puso ese abismo ante mí y yo, evitando el pensamiento, di en un segundo el paso decisivo: “Sí, sí, sí”. Aún resuenan en mí aquellas tres palabras que dije; y dije “sí”

Testimonio de un llamado

2_-Emerging-Man-Harlem-New-York-1952

Deja una respuesta